Futbolista del Alajuelense se formó como extremo en la derecha

Por: Sergio Alvarado 12 agosto

Con solo 21 años y en su primera experiencia como profesional, el rojinegro Iván Luquetta ha tenido que soportar regaños, críticas y hasta insultos de parte de la afición de Alajuelense. Ha sido el pato de la fiesta por un puesto que en realidad no es el suyo.

Los fiebres y un sector de la prensa le tiran por sus deficiencias como lateral derecho. Lo señalan por sus despistes defensivos y deficiencia en la marca, además de retrasarse mucho al regresar del medio campo contrario. Dicen que no sabe jugar ahí.

Los duelos en la banda han sido toda una prueba para Luquetta. Foto: Rafael Pacheco
Los duelos en la banda han sido toda una prueba para Luquetta. Foto: Rafael Pacheco

El 10 de abril, el jugador de padre colombiano y mamá panameña llegó al país a hacer una prueba con los erizos, jugó algunos partidos con el alto rendimiento de la Liga y ni por la mente le pasaba que lo pondrían como carrilero derecho.

Cuando empezó a bretear con el primer equipo en mayo, más de dos meses antes del inicio del torneo de Apertura se sorprendió cómo lo tiraron a la defensa cuando siempre había jugado como extremo.

"Yo empecé a jugar a los seis años, juego como volante extremo y me gusta jugar en el uno contra uno, atacar, meter centros, goles y ahorita estoy entrenando como lateral derecho y así me tienen en el equipo, subiendo bastante, metiendo centros y haciendo mi trabajo bien, tratando de ser titular esta temporada”, de esa manera se describió ante el diario La Nación el 31 de mayo.

5 partidos ha disputado Luquetta con la Liga

Durante toda la pretemporada, el refuerzo de los manudos probó en la banda derecha como una especie de "competencia" para José Andrés Salvatierra, el titular y consolidado en esa banda desde hace varios años.

Luquetta jugó 64 minutos contra el Santos y al salir Seemore Johnson tomó su posición. Se reflejó una mejora evidente al tener a un defensa real jugando ahí. Foto: John Durán.
Luquetta jugó 64 minutos contra el Santos y al salir Seemore Johnson tomó su posición. Se reflejó una mejora evidente al tener a un defensa real jugando ahí. Foto: John Durán.

El muchacho tuvo la ilusión de ser titular desde un comienzo, aunque nadie esperaba que se diera desde inicios del torneo, pero una lesión muscular del Chepillo después de su participación en la Copa de Oro le abrió el chance y con los minutos llegaron las críticas.

Luquetta indicó este jueves, después de la eliminación de Alajuelense ante el Olimpia de Honduras por la Liga Concacaf, que se hace el sordo ante las críticas y se refugia en su familia.

"No le doy cabeza a lo que diga la gente y los demás, tengo que enfocarme en mi trabajo y si el profesor quiere que juegue ahí daré mi máximo", manifestó.

Les pido que tengan paciencia con Iván, es la mejor manera que tiene para mejorar", Benito Floro, técnico Alajuelense.

En el equipo reconocen que de media cancha para arriba es un jugador muy interesante, pero que buscan adaptarlo a ser un jugador profesional que pueda estar en otros puestos.

Expuesto

Las variantes de Benito Floro han expuesto a Iván, por su posición natural como extremo, donde hay jugadores como Allen Guevara, Din John Arias, José Luis Cordero o Bryan López no ha pasado un minuto.

La presión del debut en la primera división también le pasó factura al técnico español y a la directiva rojinegra, mientras que exjugadores analizan que a veces esa transición de puestos es difícil para algunos jugadores, más cuando se tienen condiciones totalmente distintas.

Al tomarse este tipo de decisiones los entrenadores deben apechugar también los méritos o problemas que traiga, indicó el técnico y analista Claudio Ciccia.

Benito Floro debe asumir el éxito o fracaso que pueda tener Luquetta en una posición que no es la suya. Foto: José Cordero.
Benito Floro debe asumir el éxito o fracaso que pueda tener Luquetta en una posición que no es la suya. Foto: José Cordero.

"Cuando un jugador está fuera de su posición y las cosas no funcionen será responsabilidad del cuerpo técnico. Ese tipo de decisiones se toman por dos cosas, necesidad extrema o que el entrenador vio algo en ese futbolista que lo hace pensar que puede hacerlo, como creo que es el caso", indicó el comentarista.

Para el charrúa,  aunque ahora los jugadores deben ser polifuncionales, como exdelantero sabe que es un poco complicado cambiarse el chip entre una posición y otra.

1,85 metros mide el jugador alajuelense.

Otros como Rolando Fonseca creen que un futbolista moderno debe saber adaptarse a los cambios, es parte de la evolución en el deporte.

"Hay algo en el fútbol que dice 'el verde no miente' entonces los jugadores deben irse adaptando a las necesidades de los técnicos para tener más opciones, pienso que los que deben tener más paciencia es la prensa y la afición para no criticar al jugador", aseguró Rolo.

Para Fonseca, quien durante su carrera debió en varias ocasiones salir de la delantera por el pedido de algunos entrenadores, la afición se educa con la información que dé el técnico sobre lo que le pide al jugador.

Salvatierra llegó tocado de la Copa de Oro, pero ya podría jugar este domingo ante el Herediano. Foto: AP.
Salvatierra llegó tocado de la Copa de Oro, pero ya podría jugar este domingo ante el Herediano. Foto: AP.

"Es la información que el técnico quiera transmitir al público, a quien le vende un espectáculo, si usted dice la verdad de frente como debe no va a haber ningún problema", agregó el goleador histórico de la selección nacional.

Hoy es posible que Luquetta no juegue por el probable regreso de Salvatierra, decisión que algunos celebrarán, sin embargo un cambio de puesto puede darle el respiro que necesita entre la afición.