La campeona del mundo tuvo una mejenga atareada en su debut en Copa Confederaciones contra la selección de Australia.

Los teutones ganaron de manera muy tallada 3-2 a los australianos, en el segundo partido del grupo B, en donde Chile hizo lo propio al derrotar a Camerún 2-0.

La campeona del mundo le tiró la banca a los canguros. Foto: AP
La campeona del mundo le tiró la banca a los canguros. Foto: AP

Con anotaciones de Lars Stindl (5), Julian Draxler (44) y Leon Goretzka (48) para los alemanes y Tomas Rogic (41), Tomi Juric (56) a favor de los canguros, se definió el encuentro de dientes apretados para el técnico Joachim Löw y sus muchachos.

La tecnología se hizo presente una vez más de manera polémica,  como ya es maña en este torneo, donde los protagonistas tuvieron que esperar al famoso video para saber si fue o no gol. 

El segundo pepino australiano fue el que más incertidumbre sembró, tanto para el árbitro como para Bernd Leno,  el portero del Bayer Leverkusen,  quién soltó el balón en su área para ocasionar el descuento del rival. La  jugada estuvo cargada de dudas ante una mano de un jugador de Australia,  que generó un ligero desvió al arco. A pesar de las repeticiones,  los árbitros duraron varios minutos en afirmar que era  gol.

Con todo, Alemania se posiciona junto con los chilenos al mando del grupo B, el cual volverá a la acción el próximo jueves 22 de junio,  en lo que promete ser el mejor duelo de la fecha. 

Camerún y  Australia se verán las caras en una mejenga de última oportunidad,  por meterse de nuevo en el grupo.