El ídolo del cuadro brumoso, Randall Brenes, celebró este domingo sus 34 años de edad jugando con el equipo de sus amores en un partido que finalizó 0-0 frente al Santos de Guápiles.

El Chiqui estuvo cerca de dar la alegría a la afición cartaginesa cuando recibió un balón dentro del área rival, producto de un tiro de esquina, y de la nada se sacó una chilena que casi ingresa al marco del Santos, pero que terminó pegando en uno de los postes.

Pero al final el marcador terminaría en cero para ambos equipos, con lo que el Chiqui se quedó sin poder cantar el gol en su cumpleaños, o celebrar la victoria con la única camiseta de un club tico que ha vestido en toda su carrera como futbolista profesional,

Sin embargo, el resultado del encuentro no ha evitado que los aficionados celebren los 34 años de lealtad del delantero.