Los rivales demostraron ser mucho más poderosos que los jugadores nacionales

Por: Agencia AFP 13 octubre

La aventura de Costa Rica en el Mundial sub-17 llegó a su fin este viernes en el Estadio Pandit Jawaharlal Nehru, de la ciudad de Goa, donde Irán se impuso 3-0 de forma contundente a los ticos, que se marchan de India habiendo logrado un solo punto en tres fechas en el Grupo C.

Younes Delfi, una de las joyas de la selección iraní, encarriló el choque para los suyos provocando dos penales que cedió a sus compañeros. Mohammad Ghobeishavi (25) transformó el primero y Taha Shariati (28) el segundo, mientras que, en los minutos finales del partido, Mohammad Sardari (89) selló el marcador final.

Costa Rica necesitaba ganar para optar a un puesto en los octavos de final del Mundial sub-17, pero Irán, clasificada matemáticamente desde la fecha anterior, fue la selección que llevó el peso del encuentro y tuvo las mejores ocasiones.

La balanza la desniveló Younes Delfi con dos jugadas muy similares, encarando a su par en la frontal del área y siendo objeto de falta dentro de ella. La primera vez que el colegiado señaló el punto de penal, el ’11 cedió el lanzamiento desde los once metros a Mohammad Ghobeishavi (25) y la segunda que cayó derribado la responsabilidad pasó a Taha Shariati (28).

Con los penales anotados, Irán se puso 2-0 arriba y se dedicó a controlar el encuentro. Costa Rica solo tuvo dos ocasiones de claro peligro, una al filo del descanso y otra a la hora de partido, pero ambas fueron bien atajadas por el arquero Ali Gholamzadeh.

En los instantes finales, Irán terminó de empujar a Costa Rica del Mundial sub-17 con el 3-0 definitivo. Un pase en profundidad dejó a Mohammad Sardari (89) solo ante el arquero Ricardo Montenegro, al que salvó cambiándose la pelota de pierna y marcando a placer.

Después de llegar en el pasado Mundial Sub-17 a los cuartos de final, Costa Rica no ha sido capaz en India de superar la fase de grupos, terminando su participación como última clasificada de la llave C.