El poder del fútbol convertiría en presidente de la República de Liberia al único balón de oro africano, George Weah.

Con todo se mandó George Weah en las elecciones de su país. Foto: AFP / ISSOUF SANOGO
Con todo se mandó George Weah en las elecciones de su país. Foto: AFP / ISSOUF SANOGO

Los ciudadanos de ese país acudieron el martes a las urnas para elegir al jefe de Estado que sustituirá a la primera y única presidenta de África, Ellen Johnson-Sirleaf.

El exfutbolista se mandó valiente y tomaría el relevo en un país sumido en una crisis económica y social provocada por la epidemia del ébola que azotó al país en 2014.

Aunque los resultados oficiales se darán a conocer hasta el 25 de octubre, distintos medios de comunicación de Liberia aseguran que el exjugador del Milan ganó la votación.

De confirmarse el triunfo en las elecciones, Weah volvería a entrar en la historia: primero lo hizo en 1995 al ser el único futbolista africano en ganar el balón de oro y ahora al ser el primer jugador con un balón de oro en ser presidente de un país.

Es, además, el primer traspaso democrático de poderes entre dos presidentes salidos de las urnas desde 1943 y los terceros comicios democráticos que celebra el país después de la guerra.

Weah fue el orgullo de los africanos en la década de los 90. Foto: Goal.com
Weah fue el orgullo de los africanos en la década de los 90. Foto: Goal.com

Weah parece empeñado en repetir como político los éxitos de su vida deportiva. En los años 90' se convirtió en un ídolo para los liberianos, al vestir camisetas de equipos como el Mónaco y el París Saint-Germain en Francia, además del Milan en Italia. En la Selección de ese país jugó 60 partidos y marcó 22 goles.

El principal objetivo del próximo presidente será mantener la paz en un país que ha sufrido dos guerras civiles (1989-1996 y 1999-2003), las cuales costaron la vida a más de 150.000 personas y que causó centenares de miles de desplazados y refugiados.