Al ritmo de mariachi, banda y reggaeton el delantero mexicano Julio Cruz mete vida y sabor al camerino del Herediano. Desde que vive en Tiquicia, hace siete meses, su sello, además de sus goles, ha sido su alegre personalidad.

Julio empezó a mostrar su talento ante los florenses en un amistoso de pretemporada con el Árabe Unido el 29 de junio. Foto: John Durán.
Julio empezó a mostrar su talento ante los florenses en un amistoso de pretemporada con el Árabe Unido el 29 de junio. Foto: John Durán.

Por ejemplo, el joven de 21 años es el compañero perfecto para cuadrarse en un karaoke, es de los que no le da miedo el micrófono y en dos patadas se manda valiente a cantar alguna ranchera o los éxitos de alguna banda tradicional mexicana. 

A Julio le gusta cantar temas bastante alegres, bien movidas o "ahí tirando relajo", como le dice al vacilar un rato, también se sabe una que otra sobre corazones rotos.

La música es algo que acompaña al "Jardinero" de manera constante, en la casa suele escuchar bastante así como antes de los partidos, es algo que le sube el ánimo para entrar bastante alegre y con ganas al campo.

La música para  el oriundo del puerto de Veracruz ha sido efectiva. En el Torneo de Verano 2017 marcó 11 goles en 16 partidos jugando para Belén FC, lo que le valió llegar al Team para el campeonato que arrancó el domingo pasado, aunque en un momento tuvo todo listo para llegar al Cartaginés, según nos confesó, al final se volvió florense.

"Me gusta mucho la música, cuando estoy en México con la familia soy de los que se pone a cantar para divertirse, soy muy alegre, en ese aspecto soy muy extrovertido, es algo que me caracteriza, soy una persona que le gusta tener buen ambiente y estar sonriendo"  

Cruz tiene varias piezas que son sus consentidas, pero actualmente su favorita se llama "Adiós amor" del cantante Christian Nodal quien hace una fusión de estilos entre el mariachi y la música banda al que bautizó como "Mariacheño" y es un éxito en México y Estados Unidos.

"En las fiestas navideñas, algún cumpleaños u otra celebración ponemos la música y vacilamos bastante, me gustan muchos los ritmos típicos de México, siento que un buen mexicano canta rancheras", destacó Cruz.

La Banda Arrolladora El Limón, además de Julión Álvarez, son otros dos de sus artistas chineados y de los que repasa sus éxitos. 

Sé que la competencia en Herediano es fuerte, pero leal, tenemos un gran equipo y el objetivo claramente es el título", Julio Cruz, delantero CSH
Apodo heredado

Otra curiosidad que envuelve al atacante es su apodo, el "Jardinero" el cual se lo encaramaron cuando jugaba en las ligas menores del Monterrey, club en el que se formó y negoció su llegada al conjunto rojiamarillo.

El azteca se llama igual que un exdelantero argentino que jugó para el Inter de Milán entre el 2003 y el 2009, además de integrar su selección en el mundial de Alemania 2006.

"Recién llegado (Antonio) el Turco Mohamed a Monterrey (técnico del cuadro regio) su asistente, Gustavo Lema fue a ver un partido de la sub-20 donde yo jugaba. Al verme   me empezó a decir así, creí que me parecía a su forma de juego, siempre me decían así y se quedó y ahora que conté la anécdota también me llaman igual acá en Costa Rica", dijo.

A pesar de vivir lejos, Cruz no extraña el calor de México, porque lo han hecho sentir como en casa por muchos motivos. El Herediano es un equipo que tiene muchos nexos con los aztecas.

Julio, por ejemplo, conocía antes de llegar al equipo quiénes eran Jafet Soto y Hernán Medford y el exitoso paso que tuvieron en el balompié de allá.

"El profesor es muy reconocido en México, hizo una gran carrera donde dejó huella. La gente allá lo recuerda y respeta mucho. No hay mejor opción que él ahora que me tocó estar acá en el país, es una figura de la que hay que aprender lo mayor posible", reconoció. 

Otra persona que Cruz sabía muy bien quién era antes de llegar, es su compañero en ataque Luis Ángel Landín, a quien con solo ocho años vio debutar en el fútbol mexicano en el 2004 jugando para el Pachuca.

De momento ambos mexicanos están viviendo juntos en un apartamento, pero pronto las cosas cambiarán porque Landín está esperando que llegue su familia e irse con ella.

Con Luis Ángel comparte el gusto y el talento por el poker, juego que realizan con sus compañeros de equipo en concentraciones o viajes y en el que generalmente sacan ventaja y gana una que otra apuesta.

Julio también está a la espera, porque su novia Yarely García pronto vendrá a visitarlo a Tiquicia, al igual que sus papás, don Julio César y doña Marisela.

Para cuando la familia esté en Tiquicia, el Jardinero espera además de ir a echarse una buena cantada, que lo vean haciendo lo suyo en el conjunto florense: los goles