Pequeños de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital de Niños tuvieron una mañana muy alegre

Por: Andrés Mora Hace 5 días
Batman le puso alegría a la fiesta, Keylor Varela y Kevin Briceño lo disfrutaron. Fotografía José Cordero
Batman le puso alegría a la fiesta, Keylor Varela y Kevin Briceño lo disfrutaron. Fotografía José Cordero

En la Cueva hubo celebración esta mañana de jueves. La Navidad llegó al estadio junto a unos invitados muy especiales: chiquitos de Cuidados Paliativos del Hospital Nacional de Niños.

La esquina noroeste del Ricardo Saprissa, donde está el Club Morado, se llenó de sonrisas porque los niños disfrutaron juegos, música, comida y postres en un lugar al que ellos no pueden ir muy a menudo.

Samuel Segura aprovechó para conocer a dos ídolos suyos, Kevin y José Francisco Porras. Fotografía José Cordero
Samuel Segura aprovechó para conocer a dos ídolos suyos, Kevin y José Francisco Porras. Fotografía José Cordero

Los invitados fueron atendidos por jóvenes de las ligas menores del Sapri y jugadores como Kevin Briceño y Henrique Moura los acompañaron después del entrenamiento, que fue en Belén.

"Esta idea nació de muchas mentes que han estado siempre en pro del bienestar de los niños especiales. Se hace una vez al año, tenemos niños de todo el país, vienen desde Hojancha, la Zona Sur, y desde San Carlos hasta Ciudad Cortés", comentó el doctor Luis Madrigal Valverde, médico de la Unidad de Cuidados Paliativos.

La pequeña Mariana Villalobos Rodríguez disfrutó de la fiesta junto al portero José Francisco Porras. Foto: Cortesía
La pequeña Mariana Villalobos Rodríguez disfrutó de la fiesta junto al portero José Francisco Porras. Foto: Cortesía

Este 2017 se están cumpliendo siete años de esta actividad, que se inició llevando niños a que conocieran al estadio o jugadores yendo al hospital. En la actualidad fueron 65 menores. Eran más, pero la salud de algunos se complicó en las últimas horas y no pudieron asistir.

"Es una actividad muy importante para ellos, pasan preguntando todo el año si hay fiesta y nos complace mucho traerlos. La satisfacción de ver a un niño sonreír por el simple hecho de entrar al estadio y donde los reciben con amor, esa felicidad no tiene precio", comentó el doc Madrigal.

Los superheroes cuidaron a Braily Cascante. Fotografía José Cordero
Los superheroes cuidaron a Braily Cascante. Fotografía José Cordero

Del lado morado, el que lidera esta misión es el exportero José Francisco Porras.

"Me llené de nostalgia porque todo empezó cuando yo era jugador y visité el centro porque algunos niños querían que fuera. Después empezamos a hacer contactos para que otros jugadores fueran, de los primeros que llevamos fue a Junior Díaz cuando me retiré decidimos hacer la actividad", recordó Porritas.

Andy Avellan y Angie Vargas la pasaron muy bien en el Club Morado, comieron y repartieron sonrisas.Fotografía José Cordero
Andy Avellan y Angie Vargas la pasaron muy bien en el Club Morado, comieron y repartieron sonrisas.Fotografía José Cordero

"Es una fiesta, que adoptó la institución. Este año vinieron los bomberos y Joseph Joseph, de Pequeño Mundo, nos pega una ayuda enorme. Las divisiones menores se encargaron de buscar todo lo de la mesa de dulces, mucha gente está detrás de esto", agregó el exportero.

Mariana quiso estar a tono y se convirtió en superheroe como Batman y el Hombre Araña. Fotografía José Cordero
Mariana quiso estar a tono y se convirtió en superheroe como Batman y el Hombre Araña. Fotografía José Cordero
Gabriel Agudelo se pegó una cantadota, y en inglés. Fotografía José Cordero
Gabriel Agudelo se pegó una cantadota, y en inglés. Fotografía José Cordero
Fue una mañana muy alegre en el Estadio Ricardo Saprissa. Fotografía José Cordero
Fue una mañana muy alegre en el Estadio Ricardo Saprissa. Fotografía José Cordero