Ángel Sepúlveda clavó el primer pepino azteca ante los caribeños. AFP
Ángel Sepúlveda clavó el primer pepino azteca ante los caribeños. AFP

En México están riendo para no llorar con la selección que apenas pudo derrotar 2 por 0 a Curazao en el último partido en la fase de grupos de la Copa Oro.

La alegría de los aztecas llega porque sacaron los tres puntos y avanzaron como primeros del Grupo C con siete puntos a los cuartos de final, en los que enfrentarán a Honduras, pero nadie puede digerir aún que el “débil” cuadro curazaleño los haya puesto a sufrir.

Y es que el juego estuvo de tú a tú. Los isleños no fueron nada dejados desde el primer minuto ante el gran cuadro azteca, que fiel al estilo de su técnico, Juan Carlos Osorio, hizo diez variantes con respecto al último partido contra Jamaica.

Cuidado y no merecían los de Curazao abrir el marcador, primero con un penalito que no pitó el árbitro central de San Cristóbal y Nieves Kimbell Ward y además no se adelantaron por una gran tapada del portero Jesús Corona.

Quenten Martinus tuvo feo a Luis Rodriguez de México. ¡Qué sufrida la de los mexicanos! Foto: AFP / Brendan Smialowski
Quenten Martinus tuvo feo a Luis Rodriguez de México. ¡Qué sufrida la de los mexicanos! Foto: AFP / Brendan Smialowski

Y es que los números son claritos, Curazao terminó el partido con 13 remates directo a marco y dos más dieron en el poste; la gran diferencia fue que México hizo 16 tiros de los que siete fueron por dentro, otro pegó en el palo y otros dos entraron.

El primer golcito fue de Ángel Sepúlveda al minuto 22 del partido y después de que Osorio se estaba arrancando el pelo en uno de los palcos de los colerones por los goles que fallaban, al minuto 90+1  Edson Álvarez se encontró un rechace dentro del área y clavó el dos por cero definitivo.

Con este resultado, los aztecas viajarán a la ciudad de Arizona para verse las caras contra la Honduras de Jorge Luis Pinto, mientras Curazao se despide del torneo como última del grupo sin haber sumado ni siquiera una unidad.

Más de uno terminó igual de arrodillado pidiéndole ayuda a Dios para que México pudiera ganar y que no le empataran. Foto: AFP / Brendan Smialowski
Más de uno terminó igual de arrodillado pidiéndole ayuda a Dios para que México pudiera ganar y que no le empataran. Foto: AFP / Brendan Smialowski