El impacto de los señalamientos por el gobierno estadounidense respecto a la presunta relación de Rafael Márquez con el crimen organizado ya tienen sus primeros efectos en la imagen del futbolista mexicano.

Diversos reportes de medios mexicanos indican que las primeras marcas en suspender su relación con el exseleccionado nacional son Nike y Gillette.

Según información difundida por la agencia de noticias EFEla firma deportiva gringa analiza su vínculo con Márquez.

“Estamos conmocionados por estas acusaciones profundamente preocupantes y estamos revisando la situación para determinar los próximos pasos”, dijo un portavoz de la empresa, citado por la agencia.

Otros medios también dan cuenta de que Gillette, marca de Procter & Gamble, se encuentra en la misma situación. De acuerdo con la información disponible, ambas firmas argumentan las medidas definidas por el Departamento del Tesoro y la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

Las medidas son consecuencias del escándalo en el que está el jugador del Atlas de Guadalajara desde el miércoles pasado al ser vinculado con el narcotraficante mexicano Raúl Flores, de quien se dice tendría relación hace más de 20 años.

Por eso motivo, Márquez fue incluido en una lista por parte de los Estados Unidos, se revocó su visa y de momento tiene todas sus cuentas bancarias congeladas.

Esto significa que las personas enlistadas no podrán hacer negocios con ciudadanos o compañías estadounidenses y en caso de realizarse, estas últimas recibirán sanciones por parte del gobierno. De ahí la posible acción por parte de Nike y otras marcas con base en Estados Unidos.

Entre las marcas que tienen relación con el jugador del Atlas están, además de Nike y Gillette, Kellogg's, Pepsico, Comex, NICE y Scotiabank.