La cercanía de la cancha y la gradería en el Juan Gobán permite escuchar de todo. Foto: Albert Marín
La cercanía de la cancha y la gradería en el Juan Gobán permite escuchar de todo. Foto: Albert Marín

En Deportes Repretel estaban rojititicos de la vergüenza por la cantidad de madrazos y vulgaridades que se oían al aire desde las gradas del estadio Juan Gobán durante la transmisión del partido de este miércoles entre Limón y Cartaginés.

Las asoleadas iban y venían al árbitro y jugadores brumosos, tanto así que Hernán Morales hasta dijo que van tener que cambiar el micrófono de lugar. Para otras transmisiones van a tener que apagar el micrófono porque la verdad está difícil que los aficionados moderen su vocabulario.