Víctor ha escrito un tercio de la vida de los rojinegros

Por: Sergio Alvarado 18 junio

Pocas personas en Alajuelense conocen tan al dedillo la historia eriza, y además la escribe todos los días, como el popular Víctor Reyes, mas conocido como "Mingo" quien desde hace 37 años labora con los rojinegros.

La Liga ha marcado la vida de este hombre desde que era muy joven, con solo 12 años llegó al club con la misma ilusión que muchos niños y adolescentes, ser futbolista y ojalá quedarse mucho tiempo. De una u otra forma Mingo lo logró y más bien fijó una marca muy difícil de batir.

¿Quién puede hablar mejor del 98 aniversario que cumple el club erizo este domingo que un personaje así?, ¿Quién puede explicar mejor lo que significa ser manudo? o ¿quién puede recordar las distintas épocas que ha vivido el cuadro en casi cuatro décadas?

La oficina de Mingo es prácticamente un museo dedicado a la Liga. Foto: Jorge Luis Rendón.
La oficina de Mingo es prácticamente un museo dedicado a la Liga. Foto: Jorge Luis Rendón.

Desde que Víctor está en la Liga han pasado 41 entrenadores, 12 presidentes y miles de jugadores. A la gran mayoría los recuerda con mucho cariño y con algunos quedaron lazos de amistad que no se deshicieron con el tiempo. Por ejemplo con Jorge Luis Pinto habla con frecuencia.

Caminando por las calles de Alajuela, Reyes es tan popular como cualquier jugador erizo y constantemente la gente le pasa preguntando por el club pidiéndole soluciones. Su lealtad siempre lo motiva a decirles que no abandonen el club por más fea que luzca la cosa.

La Liga y el fútbol también le han permitido viajar por diferentes partes del mundo y conocer a figuras de la talla de Maradona, Ronaldinho, Cafú, Hernán Crespo, Jorge Valdano, Juan Sebastián Verón, Francesco Totti, entre otros. 

Reyes guarda la medalla de campeón de Concacaf que ganó Alajuelense en el 2004 como uno de sus tesoros más preciados. Foto: Jorge Luis Rendón.
Reyes guarda la medalla de campeón de Concacaf que ganó Alajuelense en el 2004 como uno de sus tesoros más preciados. Foto: Jorge Luis Rendón.

"Mingo" es asistente de gerencia en la Liga, pero para muchos sus funciones van mucho más allá y sobre sus hombros reposa gran parte de las tareas administrativas del club. La palabra asistente  no le hace justicia.

"Llegué con la ilusión de conocer el estadio, pero nunca pasó por mi mente que iba a hacer una carrera ni que iba a pasar tantos años. He visto cómo el estadio se ha remozado. Antes teníamos las graderías de madera y unos túneles, luego pasamos a las gradas de concreto. De las canchas naturales pasamos a las sintéticas (2009-2017) y ahora a las híbridas. Hay demasiadas historias en estos 37 años", comentó Reyes.

¿Es el empleado con más tiempo en el equipo?

Está don Francisco Álvarez, masajista del equipo, después creo que sigo yo. Anteriormente estaba don Álvaro (utilero), pero nos dejó hace dos años. Le agradezco a todas las juntas directivas y gerentes del equipo por toda la confianza y respaldo a la gestión.

¿Qué significa para usted el día del liguismo y cada vez que la Liga cumple años?

Es superimportante, es como si fuera el propio, el poder celebrar un año más de la institución que se ha transformado de un equipo tradicional a uno empresarial, es uno que donde usted sea que vaya, a diferentes partes del país, siempre encuentra un liguista. 

Mingo ha representado a la Liga a nivel internacional en muchas ocasiones. Este mes estuvo en el sorteo de la Liga Concacaf en Miami junto al vicepresidente erizo Joseph Joseph y el gerente de comunicación Ferlin Fuentes: Foto: Twitter LDA
Mingo ha representado a la Liga a nivel internacional en muchas ocasiones. Este mes estuvo en el sorteo de la Liga Concacaf en Miami junto al vicepresidente erizo Joseph Joseph y el gerente de comunicación Ferlin Fuentes: Foto: Twitter LDA

¿Qué significa para usted ser liguista?

Es un sentimiento muy lindo, desde que uno llega y abre la oficina o va a la cancha o se encuentra en algún lugar de la ciudad con otros liguistas es un sentimiento de pertenencia, de donde uno es.

¿A usted perfectamente lo reconocen como a cualquier jugador?

Gracias a Dios por la forma cómo yo trato a las personas me ha dado la posibilidad de tener muchas amistades a nivel nacional e internacional, conforme va pasando el tiempo acá en Alajuela la gente te reconoce, es muy bonito que donde uno vaya, sea San José, Heredia, San Carlos u otros le dicen 'es el señor de la Liga', se lo debo mucho al club y a mi forma de ser.

¿Lleva la cuenta de los técnicos que han pasado desde que está acá?

Sí, la tengo muy presente. Yo me acuerdo que empecé en el año 80 cuando Iván Mraz era el técnico, después vivimos toda esa transformación con la era de los checos donde venía Millan Kollar, Joseph Bouska, Jan Postulka, después los uruguayos con Manuel Keossian, Martín Mujica, la era de Pinto, de Farinha, de (Jorge Mario) Olguín, Quique Vásquez, Javier Delgado, mi amigo Juan Carlos Oblitas, Cheché Hernández, Hernán Torres y  muchísimos jugadores.

¿ De todos ellos a cuáles recuerda más y les agarró más cariño?    

A todos les tengo cariño y respeto. Tengo mucha amistad con Jorge Luis Pinto y Keosseian. Con los técnicos nacionales Álvaro Solano, Javier Delgado, Luis Diego Arnáez y ahora estoy muy feliz con el profesor Benito Floro, un técnico tan reconocido. Muy agradecido con todos que me han permitido transmitirles mi experiencia.

Froylan Ledezma es de los jugadores a los que le tiene más cariño. Se siente casi como su padrino Foto: Jorge Luis Rendón
Froylan Ledezma es de los jugadores a los que le tiene más cariño. Se siente casi como su padrino Foto: Jorge Luis Rendón

Llama la atención  ver que en su oficina solo tiene fotos con dos exjugadores de la Liga, Froylán Ledezma y Pablo Izaguirre, ¿Qué significan ellos para usted, son de los que más cariño les tiene? 

 El caso de Froylán es que él me pidió que lo ayudara con su despedida porque estaba muy agradecido conmigo. Cuando Froylán inició acá en la Liga (1994), siendo presidente don Mario Chacón, yo tuve que ir al Patronato Nacional de la Infancia ha sacar una autorización porque era menor de edad y poder inscribirlo ante la Unafut. Me dieron un poder para poder realizar esa gestión, entonces hicimos amistad desde muy corta edad, hablamos mucho. Eso significa la foto, es un tributo de amistad hacia él.

Con Pablo Izaguirre como él es argentino y a mí me gusta mucho el fútbol de allá y soy apasionado de Boca Juniors (mismo equipo del che en Argentina), cuando él llegó a Costa Rica yo le pedí un recuerdo y me trajo una camisa de Boca, desde ese momento somos buenos amigos.

¿Con qué exjugador o jugador de la Liga le gustaría compartir   un almuerzo? 

Hay muchos con los que tengo muy buena amistad, no me gustaría dar el  nombre de alguno porque sería injusto con los demás, pero yo tengo muy buena relación con Marvin Vega, compañero administrativo de liga menor y con Walter Rodríguez, utilero, sé de su constancia, tiene 25-27 años de estar en el club. Hemos pasado nuestra juventud acá y ahora vivimos nuestra madurez juntos, son personas que por su labor, día a día, me gustaría siempre almorzar con ellos.

   ¿Cómo ha cambiado la Liga su vida?

La Liga me ha brindado la oportunidad de trascender internacionalmente, le debo mucho a la institución. En octubre fui al partido por la paz del papa Francisco, compartir con grandes figuras de élite y estar inmerso en el  discurso del papa, son llaves que solo a través del fútbol logré.

¿Qué significa la Liga para el fútbol nacional?

Mucho, es el equipo más grande de Costa Rica, un campeonato sin la Liga no sería fútbol. La pasión con la que vive la afición no se ve en otro lado. Las grandes e históricas batallas a nivel internacional ganándole al América de México en su casa, la vuelta al mundo, es una serie de sentimientos que muestran lo bien que le hace la Liga al fútbol nacional.