Cantante asegura que pudo salir del infierno de la metanfetamina

Por: Infobae Hace 6 días
La cantante pensaba que la CIA y el FBI estaban tras sus pasos. Foto Universal Music
La cantante pensaba que la CIA y el FBI estaban tras sus pasos. Foto Universal Music

La cantante Fergie reveló que la metanfetamina (estimulante que crea adicción y afecta el sistema nervioso) es la droga que casi le cuesta la vida, como lo ha hecho con millones de estadounidenses.

La artista relató cómo fue el tiempo que vivió en el infierno del que, según ella, pudo salir.

En una entrevista, la cantante gringa contó lo que padeció durante un largo tiempo a bordo de ese barco tambaleante que puso en peligro su vida.

En su diálogo con el periodista Nick Levine, de iNews, Fergie contó que logró vencer su adicción a la metanfetamina antes de hallar reconocimiento y fama mundial con Black Eyed Peas. Era en los dorados años 90, cuando su estrella comenzaba a brillar.

La perseguía la CIA

Narró sus momentos más tenebrosos. “En mi momento más bajo, estaba sufriendo de psicosis y demencia inducidas químicamente. Alucinaba a diario. Me tomó un año librarme de esa droga, de los químicos en mi cerebro y dejar de ver cosas. Estaba sentada por ahí y veía abejas y conejos”, dijo.

A tal nivel llegó el estado de Fergie que continuamente tenía una sensación de paranoia (perturbación mental en que no se saca una o varias ideas de la cabeza). Pensaba que la CIA y el FBI estaban tras sus pasos. Que cuando saliera de algún lugar, un escuadrón de SWAT estaría esperándola. Buscó consuelo en una iglesia, donde intentó resguardarse. Al ser católica, pensó que sería una buena idea intentarlo. Pero la imaginación seguía volando al compás de las drogas.

“Intentaron echarme, porque me movía por los pasillos de manera alocada, ya que pensé que había una cámara de infrarrojos en la iglesia tratando de chequear mi cuerpo. Pasé corriendo por el altar hacia un pasillo y dos personas me perseguían”, contó.

“Recuerdo haber pensado: ’Si camino hacia afuera y el equipo SWAT está por ahí, es que tenía razón todo el tiempo. Pero si no están ahí, entonces son las drogas las que me hacen ver las cosas y terminaré en una institución. Y si realmente son las drogas, de todas maneras no quiero vivir así, de esta manera. Salí de la iglesia; obviamente no había un equipo SWAT, era solo yo en un estacionamiento. Fue un momento de liberación”, agregó.

El infierno, sin embargo, le dejó grandes enseñanzas a Fergie.

“Lo de las drogas fue muy divertido… hasta que no lo fue más. Pero, ¿sabes qué? Agradezco el día que me pasó a mí. Porque esa es mi fortaleza, mi fe, mi esperanza de algo mejor. Es tan increíble y lo sé. Creo que debo tener ángeles guardianes”, concluyó.