Rafael Ramos, psicólogo

Por: Rafael Ramos Hace 6 días

"Soy una mujer de 28 años, estoy casada hace 3 años y mi esposo tiene 35. Cuando nos casamos él era virgen, yo no, nunca tuvimos relaciones antes del matrimonio, por ende evitábamos jugar con fuego. El problema es que desde que nos casamos mi esposo no me busca para intimar, yo pensé que eso era solo asunto del noviazgo y que cuando nos casáramos las cosas cambiarían, él me expresa su cariño con regalos y cosas materiales, cuando yo lo que yo quiero es su amor y su cariño. No hay fogosidad, ni es romántico aunque sé que me ama. Será algo psicológico o mejor buscar ayuda de en sexólogo".

1. Querida amiga lectora, toda pareja en convivencia tiene el derecho y el deber de preocuparse y ocuparse por el establecimiento de una vida sexual satisfactoria como un eje importante en una relación de pareja.

2. Considerando las edades que ustedes tienen y el poco tiempo que llevan de casados, es de vital importancia que ambos asuman la decisión de consultar y buscar una explicación del porque él no tiene deseo sexual y sujeta la relación solo con expresiones de cariño.

3. Como primera fase de la búsqueda de este tratamiento, creo que sería importante que usted busque consejo médico, un endocrinólogo, un médico internista, un urólogo, que les pueda orientar para revisar factores hormonales y físicos que pudieran explicar el por qué de esta conducta, en la que el deseo sexual por parte de su pareja prácticamente es nulo.

4. Independientemente de los resultados, si hay o no una explicación orgánica, ambos deben buscar ayuda posiblemente de pareja y también atención individual para ambos, para abordar una vida sexual con una perspectiva de mayor satisfacción, de ahí la importancia de buscar un sexólogo o un terapeuta de parejas, que maneje el tema de sexualidad, con el objetivo de contribuir a una mejora.

5. Creo que es importante que ambos se abran a este proceso, porque en mi experiencia como terapeuta, cuando la dinámica sexual es fallida en edades tan tempranas de una relación, el pronóstico de satisfacción es muy bajo, esto eventualmente podría convertirse en la base que los lleve a tomar una decisión definitiva hacia una separación. Consultar sobre su problema podría cambiar este pronóstico reservado, a la construcción de una relación más estable y gratificante en lo emocional y en lo sexual.

6. Este no es un tema para agobiarse, discutir o pelear, es un tema para sentarse a hablar, llegar a acuerdos y ejecutarlos, pero es fundamental que siendo usted la que está dispuesta a una vida sexual abierta y de mayor disfrute, que su pareja también lo haga, pues en el caso de haber resistencia por parte de él para buscar ayuda, se reducen las posibilidades de mejora.

7. Es oportuno que no dejen pasar el tiempo, que busquen ayuda y pasen de la preocupación a la acción, que les permita un proceso de mayor satisfacción sexual.