"Tengo un problema con mi pareja. Él es un buen hombre, no es de salir, de tomar, no tiene vicios, siempre está en la casa y ahora está dedicado a hacer unos cursos del trabajo. El punto es que él nunca tiene tiempo, todo es trabajo o estudio, no quiere salir, siempre ando sola, no le gusta compartir nada conmigo, entonces me pregunto qué hacemos juntos. He hablado muchas veces con él y simplemente es como que si yo no existiera, cada año que pasa estamos más separados, sin pleitos, pero atrapados en una rutina y él no quiere hacer ningún cambio. Estoy cansada".

1. Es lamentable que las personas conscientes de que algo no anda bien simplemente decidan evadir la realidad. Creo que todo ser humano puede ser consciente de que estar en una relación implica tener iniciativas, hacer propuestas, trabajar para que la relación se mantenga sana y que sea agradable para ambos. Si esto se deja de hacer, evidentemente la relación pierde sentido.

2. Más complicado aún es cuando se está con una persona a la que se le insta por diferentes medios y en diferentes momentos a hacer cambios, procurando estar mejor, pero la persona se resiste al cambio positivo, esto crea fuertes desmotivaciones para continuar en una relación.

3. Usted está en la obligación de plantearle las cosas con realismo, sin pelearse, hablando claro, pero si no hay una buena reacción y la insatisfacción crece, y su pareja se niega a crear una estructura diferente, con conductas diferentes, que hagan de su relación algo agradable, el pronóstico es profundamente reservado.

4. Resistirse al cambio fragmenta las bases de cualquier relación de pareja, sobre todo cuando se le pide a la pareja que sea activo, participativo, que sea sensible a las necesidades emocionales de la otra persona, pues esto demuestra interés, si no es así, es una falta de respeto al compromiso y al pacto de estar juntos.

5. Una cosa es tener que enfrentar un problema, otra es que las actitudes de uno o ambos miembros de la relación sean problemáticas, pues esto siempre va a crear frustración. Creo que llegó la hora de que ambos trabajen en su relación de pareja y es el momento de que usted busque ayuda para que tome decisiones que le permiten sentirse realizada como mujer.