El presentador no juega de lo que no es. Graciela Solís.
El presentador no juega de lo que no es. Graciela Solís.

Si en estos días se topa a Víctor Carvajal subido en algún bus de Sabana Estadio o de Vista de Mar de Goicoechea no vaya a pensar que es su gemelo. 

Resulta que el presentador tuvo que devolver el chuzo que había sacado de una agencia por falta de plata para poder pagarlo, por lo que decidió que lo del carro no era prioridad en medio de tanto gasto. 

Con esto, el sarchiceño demuestra que no le ha dado estrellitis y que la humildad que profesa cuando habla de sus tortitas de huevo y de sus visitas a las tiendas de ropa americana no es puro cuento.

"Yo no soy de estar aparentando y por eso no tengo problema en andar en bus", Víctor Carvajal. 

"Eso es cierto, ahorita estoy sin carro porque tuve que devolverlo, la verdad es que tenía muchas obligaciones encima y creo que era la mejor decisión, yo siempre he andado en bus y no tengo problema con eso, es más, hasta teniendo en carro lo hacía", afirmó. 

Contó que la gente que lo reconoce se le queda viendo y solo algunos se animan a saludarlo. 

"La gente se arrima a saludar, creo que no es algo del otro mundo. Yo no soy de estar aparentando y por eso no tengo problema en andar en bus, me siento hasta más relajado", agregó el participante de Dancing with the stars. 

Contento con el debut

Acerca de los meneos, Víctor comentó que se siente muy realizado con la primera presentación que dio y espera seguir subiendo.

"Me gustó mucho porque tuve que meterme en el papel de príncipe y creérmelo aunque tenga después que ir a buscar los pasajes para irme a la casa en bus", vaciló. 

Dijo que su baile del Serrucho le ayudó para llegar sueltitico a la pista. 

En cuanto a su presentación del próximo domingo adelantó que será un ritmo sabroso. 

"Va a ser un baile más movido, aquí todo se hace diferentísimo a lo que uno está acostumbrado, pero ya le agarré el toque", comentó.