La chica no tiene experiencia en política de ningún tipo

Por: Francesca Chinchilla 16 septiembre

“Cuando eres una estrella, las mujeres te dejan hacerles cualquier cosa. Agarrarlas por el coño. Lo que sea”, por este tipo de frases se le ha estado como machista al actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quien dejó sin aliento a más de uno tras nombrar a la mujer que se esconde detrás de cada palabra que dice.

Hope Hicks es la escogida. Es una exmodelo de 28 años que asumió la dirección de comunicaciones de la Casa Blanca en el gobierno de Donald Trump con poca una nula experiencia.

A los 11 años llamó la atención de diferentes marcas. Fue contratada junto con su hermana para realizar una campaña publicitaria para la firma Ralph Lauren. Además, se graduó de la carrera de Inglés en la Universidad Metodista del Sur en Dallas.

Durante su carrera universitaria destacó como jugadora de lacrosse, deporte que ha tenido gran aceptación y elevado nivel universitario. Su carrera como modelo despertó su pasión por las relaciones públicas.

Desde que conoció a la familia Trump ha ido escalando. Durante su trabajo en la firma de modas Hiltzik Stratégies, de Ivanka Trump, hija mayor del presidente, tuvo acercamientos con él para presentarle sus servicios de prensa.

Hicks lució algunos de los vestidos de Ivanka y se convirtió en una de las mejores amigas de la empresaria, la relación llegó al punto de formar parte del círculo íntimo de la familia Trump.

Hope Hicks bajando del Air Force One este 15 de setiembre. / AFP PHOTO / MANDEL NGAN
Hope Hicks bajando del Air Force One este 15 de setiembre. / AFP PHOTO / MANDEL NGAN

En el año 2014 fue contratada por Donald Trump como responsable de relaciones públicas de su conglomerado inmobiliarios. El excelente trabajo y la eficiencia hicieron que el hoy presidente la incluyera en su equipo de trabajo como parte de su campaña electoral.

“Si no me hubiera involucrado en la campaña, querría estar todavía trabajando en la organización Trump, en algún puesto para una familia tan maravillosa que construyó una compañía increíble. Fue un honor para servirles de diferentes maneras”, dijo agradecida a Forbes.

El pasado martes, con solo 28 años, Hicks pasó a ser jefa de comunicaciones, echándose a la bolsa 179.700 dólares anuales. Lo que llevó al magnate a tomar la decisión fue que por más estrategia ella entiende que cada vez que Trump salga a la luz pública busca ser portada de todos los periódicos del mundo.