Sinthetics, uno de los fabricantes de muñecos sexuales más grande del mundo ha apostado por la fabricación de un sexy muñeco sexual exclusivo para mujeres.

La compañía, en colaboración con Karley Sciortino, una famosa sexóloga británica, le han dado a Grabriel (así bautizaron al muñecazo) una textura tan parecida a la piel que parece un ser humano.

Kerley (no se da su apellido) ya lo probó y  le encantó tanto que se lo recomienda a las chicas. La mujer quedó tan satisfecha con Gabriel que hasta dice que es mejor uno de carne y hueso. Según ella, este invento sirve para demostrar que las mujeres también pueden tener intimidad con un muñeco erótico y derribar la creencia de que las chicas necesitan un lazo sentimental para tener relaciones sexuales.