Naruto es el mismo que se robó una cámara y se tomó un selfie que le dio la vuelta al mundo

Por: AFP 6 diciembre


Un mono macaco negro que se hizo mundialmente famoso por haberse robado una cámara y haberse hecho un selfi en un bosque de Indonesia fue nombrado “personalidad del año” por la organización sin fines de lucro que le defendió al mono los derechos de autor ante un tribunal estadounidense.

La organización PETA (Gente que Trata Éticamente a los Animales) pretende que se reconozca así que Naruto “es alguien y no algo”, dijo el grupo de defensa de los derechos de los animales en un comunicado este miércoles.

No ven que semejante hermosura, cómo no lo iban a nombrar personaje del año en Indonesia si está lindísimo. Foto tomada por David Slater y que comparte los derechos con PETA. AP la reproduce.
No ven que semejante hermosura, cómo no lo iban a nombrar personaje del año en Indonesia si está lindísimo. Foto tomada por David Slater y que comparte los derechos con PETA. AP la reproduce.

En 2011, el monito se apoderó de la cámara de David Slater, un fotógrafo británico que hacía un reportaje en la reserva de Tangkoko, en la isla de Célebes (centro). El reportero se ausentó unos minutos tras instalar su trípode y a su regreso descubrió que el macaco se había hecho dos selfis con su cámara.

Las fotos corrieron por Internet como un reguero de pólvora y PETA demandó al fotógrafo ante la justicia en 2015, afirmando que los derechos de autor del “selfi histórico” eran propiedad del mono.

Fue Naruto quien “tomó la foto y por consiguiente tenía los derechos sobre la imagen, como ocurriría en el caso de un humano”.

El fotógrafo David Slater posa con la foto que se el mono carebarro se tomó cuando le robó la cámara. La verdad Naruto quedó hecho un cosi. Foto tomada por David Slater y que comparte los derechos con PETA. AP la reproduce.
El fotógrafo David Slater posa con la foto que se el mono carebarro se tomó cuando le robó la cámara. La verdad Naruto quedó hecho un cosi. Foto tomada por David Slater y que comparte los derechos con PETA. AP la reproduce.

El fotógrafo consideró por su parte que él era el propietario legítimo de las fotos porque había instalado la cámara y solo se había alejado unos minutos cuando se dio cuenta de que el macaco se la había robado y apretado el botón.

Tras una rarísima batalla judicial, el juicio se terminó en septiembre con un acuerdo entre las dos partes, por el cual el fotógrafo aceptó donar 25% de los ingresos futuros obtenidos del uso o la venta de las fotos del mono a organismos que protegen el hábitat de Naruto y otros monos macacos con cresta de Indonesia.