Filadelfia, Pensilvania, EE.UU.

Cosmo DiNardo confesó los crímenes con tal de evitar la pena de muerte./AP
Cosmo DiNardo confesó los crímenes con tal de evitar la pena de muerte./AP

AP

Dos primos acusados de una espantosa matanza que llegó a su fin cuando la policía desenterró los restos de cuatro jóvenes en una granja familiar empezaron cometiendo delitos menores.

Los investigadores encontraron esta semana los cuerpos de los hombres desaparecidos después de una búsqueda extenuante de cinco días bajo un calor abrasante y fuertes lluvias.

Cosmo DiNardo confesó los cuatro asesinatos a cambio de no recibir la pena de muerte. Atrajo a cada una de las víctimas a la granja de 36 hectáreas, propiedad de su familia, con el pretexto de venderles marihuana.

Su primera víctima compraría $8.000 de marihuana pero llegó al lugar con sólo $800, dijo DiNardo a la policía, por lo que llevó al estudiante universitario de 19 años a un área remota de la granja y le disparó con un fusil calibre .22.

Enterró a Jimi Taro Patrick en una fosa que hizo con una retroexcavadora.

Según la declaración jurada, DiNardo convenció a su primo, Sean Kratz, para que le ayudara a robar a Dean Finocchiaro, de 19 años, a Mark Sturgis, de 22, y a Tom Meo de 21 luego del asesinato de Patrick.

Las tres víctimas fueron baleadas, colocadas en un tanque abastecedor de petróleo que había sido convertido en un horno que DiNardo llamaba un “rostizador de cerdo” y luego se les prendió fuego.

Luego enterró el tanque en terreno de la granja de su familia.

Los acusados, de 20 años, pasaron de cometer delitos como allanamiento de morada y robo de joyas a asesinar a sus víctimas y enterrarlas en dos fosas tan profundas que fueron necesarias una retroexcavadora y decenas de personas para examinar el área.

Tenía cerca de 14 años cuando el Departamento de Policía contactó a DiNardo por primera vez. En los siguientes seis años tuvo más de 30 altercados con las autoridades.

This undated photo provided by the Bucks County District Attorney's Office in Doylestown, Pa., shows Sean Kratz of Philadelphia. Kratz was charged Friday, July 14, 2017, with 20 counts, including three counts of criminal homicide in the Friday, July 7, 2017, killings of three Pennsylvania men. Cosmo DiNardo, an admitted drug dealer with a history of mental illness was also charged in the July 5, 2017, killing of a fourth man. (Bucks County District Attorney's Office via AP)
This undated photo provided by the Bucks County District Attorney's Office in Doylestown, Pa., shows Sean Kratz of Philadelphia. Kratz was charged Friday, July 14, 2017, with 20 counts, including three counts of criminal homicide in the Friday, July 7, 2017, killings of three Pennsylvania men. Cosmo DiNardo, an admitted drug dealer with a history of mental illness was also charged in the July 5, 2017, killing of a fourth man. (Bucks County District Attorney's Office via AP)

Registros de la corte muestran que su primo Kratz fue arrestado anteriormente por dos cargos separados por robos en junio y diciembre del año pasado en los que robó mil dólares en herramienta y $450 en joyas.