Buenos Aires, Argentina

A la chiquita la llevaron el miércoles a este hospital donde se descubrió que tenía 32 semanas de embarazo.
A la chiquita la llevaron el miércoles a este hospital donde se descubrió que tenía 32 semanas de embarazo.

AFP

El avanzado embarazo de una chiquita de 10 años conmociona la provincia argentina de Mendoza, donde la policía detuvo este viernes a su tío, de 23 años, sospechoso de ser el violador.

La niña, cuyos datos no se divulgan para proteger su identidad, se había quejado de dolores abdominales por lo que su mamá la llevó el miércoles al hospital Notti de Mendoza, donde le detectaron el embarazo que tenía ya 32 semanas.

La menor, que quedó hospitalizada, no se había dado cuenta de que estaba gestando un bebé.

“La menor comentó la situación en el hospital y no se habían percatado del embarazo antes. La niña es un poco robusta, por eso desconocían este embarazo de 32 semanas”, detalló el procurador general de la Corte de Justicia mendocina, Alejandro Gullé.

Tras escuchar a la pequeña, la fiscal Cecilia Bignert, que actúa en el caso, ordenó detener al tío de la víctima, de 23 años, quien convive hace unos meses con esta modesta familia.

Al tío, que podría ser imputado por “abuso sexual agravado por la convivencia”, se le realizarán pruebas genéticas porque “es vital para ver si la persona sospechada es realmente el autor”, dijo el procurador.

En Argentina el embarazo producto de una violación es uno de los casos en los que el aborto está autorizado, así como cuando la vida de la mujer está en peligro.

Sin embargo, el procurador consideró “inviable” el procedimiento por lo avanzado del embarazo y estimó que la niña y sus padres deberán decidir si se hacen cargo del bebé o lo dan en adopción.

“El Código Penal claramente regula en casos de abuso sexual la posibilidad de la interrupción del embarazo. Por supuesto que en una situación como esta es inviable porque estamos hablando de ocho meses de embarazo. Aún cuando la ley no establezca un plazo máximo para la interrupción, el sentido común va en esa dirección”, sostuvo el procurador.