Este viernes 15 de setiembre quienes se encontraban en una estación de metro de Parsons Green, cerca del barrio Wimbledon, en Londres, vivieron momentos de terror cuando ocurrió una explosión que dejó cerca de 29 personas con quemaduras graves.

“La Policía fue convocada a las 08:20 (hora local) del viernes 15 de setiembre a la estación Parsons Green del metro, luego de que se reportara fuego en el tren.

El comisionado Neil Basu, coordinador nacional del Comando Antiterrorista, declaró que se trató de un incidente terrorista”, aseguró la Policía Metropolitana de Londres en un comunicado de prensa.

El lugar se convirtió en una escena de pánico. La estación fue cerrada y suspendieron la línea.

“Oficiales acudieron a la escena junto con colegas de la Brigada de Incendios y del Servicio de Ambulancias. Estamos al tanto de un número de personas que sufrieron heridas”, agregó la fuerza.

Las ambulancias trasladaron a las personas a diferentes hospitales de la zona, todas fuera de peligro, pero con quemaduras principalmente en el rostro y que habían perdido la totalidad del cabello. Además, aún no hay sospechosos, pero están revisando las filmaciones de las cámaras de seguridad en busca de evidencia.

La explosión se originó en un balde guardado en una bolsa de supermercado, según medios británicos. La policía confirmó que el estallido fue causado por un artefacto casero.

“Estoy sana y salva —tuve que correr para salvar mi vida en la estación Parson Green—Hubo una estampida, varios heridos. No sé por qué hablan de un incendio/explosión”, escribió una usuaria en Twitter.

El Departamento de Policía de Nueva York movilizó a policías fuertemente armados y perros detectores de bombas al sistema de tránsito de la ciudad como medida de precaución tras la explosión.