Pedrogao Grande

La cantidad de naves que combaten las llamas aún es insuficiente/ AFP
La cantidad de naves que combaten las llamas aún es insuficiente/ AFP

AP

Más de 2.000 bomberos seguían luchando este lunes en Portugal para controlar grandes incendios forestales en la región central del país, donde el fuego mató a 62 personas, mientras crecían las críticas a las autoridades por no haber hecho más por impedir la tragedia.

Estaba previsto que llegaran refuerzos de España, Francia e Italia, incluidos aviones para arrojar agua sobre las llamas.

Sin embargo, grandes humaredas impedían el despliegue de aeronaves para descargar agua sobre el fuego en el centro del país.

Se ha criticado a los servicios de emergencias por no cerrar una carretera donde ocurrieron 47 de las muertes, que la gente utilizaba para huir del fuego el sábado por la noche.

Además de la pérdida de vidas humanas, la cantidad de animales carbonizados no se ha cuantificado. AFP
Además de la pérdida de vidas humanas, la cantidad de animales carbonizados no se ha cuantificado. AFP

Un descenso de la temperatura durante la noche del domingo ayudó a los bomberos a controlar parte de las llamas, según explicó el comandante de protección civil Elisio Oliveira, pero algunos de los fuegos seguían avanzando por zonas inaccesibles en cadenas montañosas unos 150 kilómetros al norte de Lisboa.

Portugal guarda tres días de luto nacional por las muertes, de lejos la peor cifra de víctimas en un incendio documentada en el país.

Los diversos fuegos se veían avivados por un calor abrasador _con temperaturas que superaron los 40 grados Celsius _, así como fuertes vientos y maleza seca tras varias semanas sin lluvias. La región está cubierta de un denso bosque en colinas escarpadas.

Además, a la siembra masiva de eucaliptos, la especie comercial más habitual y rentable en el país, se le achaca el avivar las llamas.

El montón de eucaliptos sembrados, con fines comerciales, alimentan fácilmente las llamas./AFP
El montón de eucaliptos sembrados, con fines comerciales, alimentan fácilmente las llamas./AFP

El 35% de Portugal está cubierto por árboles debido a la industria maderera, especialmente la producción de pulpa de papel.