Tres mujeres chinas vivieron un infierno luego de realizarse varias cirugías plásticas en Corea del Sur. Las autoridades no las dejaban regresar a China porque no se parecían a las fotos de sus pasaportes.

Las tres amigas aprovecharon la Semana Dorada (vacaciones en China) para viajara Seúl, un destino tradicional en la cirugía estética, pero cuando decidieron retornar a sus casas fueron retenidas e interrogadas por agentes de inmigración.

Aunque a usted le parezca gracioso, las mujeres vivieron momentos de terror luego de que el oficial se diera cuenta que sus rostros no eran iguales a los de las fotos del pasaporte.

La foto fue compartida por un presentador de televisión chino, quien hizo bromas sobre la situación.

Se desconoce cuánto tiempo pasaron las mujeres en el interrogatorio.