Bangkok

AP

Un mono silvestre, que engordó de forma alarmante tras comer comida chatarra y beber gaseosas que dejaban los turistas, ha sido rescatado y puesto bajo una dieta estricta de alimentos con poca grasa, frutas y verduras.

Funcionarios de protección de vida silvestre dicen que agarraron al mono obeso, al que la gente del área llama “Tío gordo”, el 27 de abril luego de que sus fotos comenzaron a circular en las redes sociales el mes pasado.

La tomadera de refrescos gaseosos también ayudó al exceso de peso/AP
La tomadera de refrescos gaseosos también ayudó al exceso de peso/AP

Los monos silvestres andan libres en muchas partes de Tailandia, atrayendo turistas que les dan de comer y juegan con ellos.

La mayoría de los monos son macacos como Tío gordo, y generalmente pesan unos nueve kilos. Pero Tío gordo pesa tres veces ese promedio: unos 26 kilos.

Tío Gordo pesa 26 kilos, y podría sufrir diabetes o problemas del corazón./AFP
Tío Gordo pesa 26 kilos, y podría sufrir diabetes o problemas del corazón./AFP

Tío gordo era el líder de un grupo de monos y sus subordinados y otros monos le traían comida, que él no compartía con los monos jóvenes, dijo Supakarn Kaewchot, veterinaria a cargo de la dieta del mamífero.

“Tras comer por un tiempo comida para seres humanos, desarrolló bastante grasa, lo cual se convirtió en algo así como un tumor benigno. Ahora él está en condición crítica y corre un alto riesgo de tener diabetes y enfermedades cardiacas", detalló dijo Kaewchot.

Se cree que Tío gordo tiene entre 10 y 15 años. Para ayudarle a bajar de peso, su nueva dieta está limitada a 400 gramos de alimentos con poca grasa, frutas y verduras dos veces al día.

Kaewchot agregó que espera que el mono esté menos pesado en unos meses para que regrese a su ambiente natural.