Una mujer en Texas, Estados Unidos, que fue detenida por robar en un local comercial logró quitarse las esposas y huir con el carro de la policía.

Toscha Sponsler, de 33 años, se metió en el asiento del conductor luego de quitarse las esposas y, sin que ningún oficial la viera, arrancó la nave y creó una persecución policial de más de 20 minutos.

La fugitiva trató de escapar esquivando los bloques de policías y conduciendo a más de 100 kilómetros por hora, hasta que perdió el control del chuzo y pudo ser detenida por los oficiales.

El video fue grabado por las cámaras que tienen los carros y los uniformes de los agentes. Según NBC News, la detenida enfrentará cargos por fuga, amenaza con arma, agresión agravada, uso no autorizado del vehículo policial, posesión de sustancias controladas y evasión de arresto.