El dueño de un carrazo, pegado en un presa, pasó momentos de terror cuando un elefante olió comida y corrió para encontrarla.

El animal se instaló al lado del carro y con la trompa empezó a buscar lo que olió riquísimo. Era la hora de almuerzo y necesitaba llenar su enorme panza por lo que no se dio por vencido y siguió su fuerte búsqueda y ¡bingo! Encontró algo dentro del auto.

Con la cabeza presionó el techo y facilito quitó la tapa. Todo sucedió en Tailandia donde el auto que graba pegó reversa del susto. El video, que fue subido a la plataforma YouTube tiene más de 26.000 vistas.