Futbolista reconoció que su carrera no ha sido fácil

Por: Sergio Alvarado 18 junio

La capitana de la selección nacional y del Paris Saint Germain de Francia, Shirley Cruz, recibió este domingo un merecido homenaje por parte de la Liga, al medio tiempo del juego entre Alajuelense y Once Caldas que se realizó en el Estadio Nacional.

Durante unos diez minutos, Cruz se echó el estuche a la bolsa, ya que las personas la aplaudieron y corearon su nombre a todo galillo, mientras la barra de la Liga le entregaba una bandera rojinegra.

Shirley Cruz fue la encargada de partir el queque del 98 aniversario erizo junto a un montón de chiquitos.Foto: Rafael Pacheco
Shirley Cruz fue la encargada de partir el queque del 98 aniversario erizo junto a un montón de chiquitos.Foto: Rafael Pacheco

La Liga le endulzó el oído con unas palabras y además le dio el taco de partir el queque para celebrar los 98 años de la institución. Además le dedicarle la mejenga junto al técnico colombiano Jorge Luis Pinto.

Todo lució color de rosas para Cruz, quien el martes anterior también fue homenajeada por la Federación Costarricense de Fútbol en el duelo ante Trinidad y Tobago.

La atacante disfrutó mucho este momento, pero no olvida el pasado cuando tuvo que bretear con las uñas para conseguir apenas un poquito de atención. "Hace diez años cuando me fui del país a jugar al extranjero, prácticamente nadie si se dio cuenta", dijo.

Sincera y sin andarse por las ramas, la futbolista de 31 años llamó a las cosas por su nombre al hablar con los periodistas.

"Todos los reconocimientos y cosas que me han dado las estoy tomando de buena manera. El país hasta ahora tiene la oportunidad de ver una final de Champions (femenina) después de diez años y medio. Creo que todo esto se dio (los homenajes) por la cobertura que se le dio a la final. Le quiero agradecer a la Liga por este momento tan gratificante", destacó.

La capitana comentó que en Europa tuvo que darle muy duro para que en Europa confiaran en sus capacidades, ya que alguna gente no la valoraba por ser tica.

"Tuve que pelear duro porque ellos se creen superiores a nosotros. Siempre trabajé y nunca hable nada, el respeto me lo fui ganando en la cancha y si hoy soy capitana del PSG es por el respeto que me tienen en el fútbol francés", indicó.

Shirley admitió que quiere jugar la eliminatoria al Mundial del 2019 en Francia, certamen que sería muy especial para ella por jugarse en la nación gala y porque podría retirarse como las grandes.

Cruz compartió con un montón de chiquitos este domingo. Foto: Rafael Pacheco.
Cruz compartió con un montón de chiquitos este domingo. Foto: Rafael Pacheco.

En esta semana la josefina se someterá a una artroscopia (exámenes en la rodilla) a cargo de Alejandro Ramírez, doctor de la Fedefútbol para determinar el daño de un problema de rodilla con el que acabó la temporada.

"He pasado toda la semana haciéndome exámenes para conocer la gravedad de la lesión", explicó.