Alcaldía paga por el cambio de postes pero dependen de la capacidad de las instituciones públicas

Por: Bella Flor Calderón 17 julio

Arnoldo Barahona, alcalde de la Municipalidad de Escazú, aceptó que el problema de los postes por media calle en su cantón no es nuevo y que más bien es algo que pasa más seguido de lo que la gente piensa.

El fin de semana circuló esta imagen en redes sociales y todo el mundo se quebró la cabeza tratando de entender por qué se amplió una calle y el poste se quedó “atravesado” a la mitad de uno de los carriles.

El alcalde asegura que esto no es culpa del municipio sino que se debe a un problema de coordinación por parte de las instituciones públicas, que a su criterio son incapaces de seguir el ritmo de crecimiento de los gobiernos locales, en especial el de Escazú.

Barahona explicó a La Teja que la entidad conserva los documentos que respaldan las solicitudes que fueron planteadas desde el 2013 y 2014; sin embargo, tanto la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) como el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), son más lentos para responder, dijo.

La institución tiene los mapas y planes para el desarrollo de infraestructura apegados a los manuales técnicos. Los procedimientos se hacen con todos los estudios de ingeniería. Todo marcha bien hasta que deben tocar las puertas de otras instituciones en las que no tienen injerencia, y de las que deben esperar que atiendan a las solicitudes.

Toda esta documentación y planos se envían a las instituciones para que ellos puedan coordinar las cuadrillas. No obstante, a la hora de hacer los proyectos cada quién lo hace “cuando quiere”.

“En Escazú se evidencia la gran inoperancia de las instituciones públicas”, explicó, al indicar que inclusive el servicio para el retiro del poste viejo y la instalación del nuevo es pagado a CNFL por un monto alrededor de un millón de colones, gracias a la firma de un convenio entre ambas instituciones hace poco más de un año.

A la fecha hay 13 solicitudes pendientes de más de 50 postes, pero solo se mueven dos o tres al mes.

Debido a la presión en medios ya el ICE lo llamó para confirmarle que esta semana quitan los tres que hay en calle lajas.

El alcalde indica que las obras no pueden esperar que otros hagan su trabajo porque la Controlaría los sancionan si mantienen la plata de las obras “guardada”  y no se ejecutan los presupuestos.

“Imagínese que si nosotros nos esperáramos que el AyA repare todas las fugas o sustituya las malas tuberías que tiene el cantón estaríamos viviendo como en la edad de piedra con ruedas cuadradas, cosas así por el estilo”, agregó.

Otro de los problemas que es que entre las mismas instituciones se atrasan.

“Vea lo irónico de la vida: CNFL viene y mueve un poste y corre el tendido eléctrico y el ICE, que está en ese mismo poste con Internet, los teléfonos y las cableras puede tardarse hasta un año en pasarse al poste nuevo. Entonces, a veces vas por una carretera y está el poste nuevo con el tendido eléctrico y en media calle está el poste viejo con el tendido telefónico”.

La Municipalidad se ha visto en la obligación de arreglar calles por recursos de amparo y ordenes de la Controlaría. 

“Los vecinos me acusan por incumplimiento de proyectos así que no puedo negarme a hacer las calles porque CNFL no movió el poste antes del asfaltado” añadió.