"Necesitamos un sistema de pensiones sólido, enorme, gigante, que le dé sostén en su vejez a 2,8 millones de afiliados que un día necesitarán una pensión". Archivo

Ya se habrán enterado que hay un enredo con las pensiones, es un tema que nos quita esperanza. Se nos va alejando el sueño de que un día podamos gozarla y además nos genera desconfianza en el sistema, en las autoridades y al final de cuentas nos quita también las ganas de llegar a viejos.

¿Quién cometió el delito de robarnos la esperanza? Quien lo hizo incurrió en un acto inmoral. Alguien quiere que perdamos la fe en un sistema que es pilar de nuestra sociedad costarricense y como ciudadanos debemos defenderlo.

El Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM) de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) es el sistema de pensiones más grande de Costa Rica, de él dependen las pensiones que les han dado respaldo y dignidad a nuestros abuelos. Nosotros también las merecemos ¡Hay que defenderlas!

Cuidado en darles crédito a las voces que indican que este sistema no necesita reformas ¡Claro que las necesita! Necesitamos un sistema de pensiones sólido, enorme, gigante, que le dé sostén en su vejez a 2,8 millones de afiliados que un día necesitarán una pensión.

Decir que el IVM no ocupa reformarse es ir en contra de los intereses del pueblo de Costa Rica y de su futuro. No lo permitamos, recuperemos la esperanza.