Pareja dice no tener plata para regresar a su país

Por: Marcelo Poltronieri, Rebeca Álvarez 19 junio

Una familia de cuatro polacos vino a pasear y terminó dándose cuenta de lo cara que está la vida aquí porque se quedó sin plata para regresar a su país. 

En Liberia, la Policía se llevó a los extranjeros porque les preocupó el estado de las menores. Foto: Rebeca Álvarez
En Liberia, la Policía se llevó a los extranjeros porque les preocupó el estado de las menores. Foto: Rebeca Álvarez

Los extranjeros se dieron a conocer por una fotografía que circula en redes sociales en la que se les ve pidiendo plata con un cartel para, dicen ellos, regresar a Europa.

La familia está compuesta por un hombre que dice llamarse Camil, su esposa Eva y dos chiquitas de 4 y 2 añitos. 

Los cuatro estaban ayer sentados en el parque central de Liberia, cuando la Fuerza Pública llegó a ver de qué forma les podía ayudar.

Finalmente se los llevaron para la delegación de Liberia, donde averiguarían si ya se les venció el permiso para estar en el país o no. 

Daniel Calderón, director regional de la Fuerza Pública en Guanacaste, confirmó que la Policía se puso en contacto con el Patronato Nacional de la Infancia (PANI) para que atendiera a las niñas de la pareja ya que, al parecer, podían estar en riesgo de salud porque, al parecer, una de las pequeñitas tenía diarrea. 

Fanny Cordero, periodista del PANI, confirmó que en horas de la tarde de este lunes la oficina del PANI en Guanacaste se estaba haciendo cargo del caso para ver cómo estaban las menores de edad, que es lo que ellos les corresponde. Del resto se encargarían la Fuerza Pública y Migración.

Se cree que los polacos ingresaron al país a principios de año y que habrían salido a Nicaragua, pero el mismo día se devolvieron.

Según una fuente cercana, los extranjeros habrían argumentado que se quedaron sin plata por lo caro que era Costa Rica y que, al parecer, encontraron un lugar para quedarse y para cocinar, pero que no tenían fondos para comprar los tiquetes de vuelta a Polonia.