Ganador aplaude aprobación de ley contra el maltrato animal

Por: Franklin Arroyo 18 junio

Para Franklin Marino, Luisgui ya cumplió en su mandato como presidente de la República al lograr que el Congreso aprobara la ley contra el maltrato animal.

Eso ya es suficiente para que Solís se sienta tranquilo e instó a las personas a cuidar y querer mucho a los animalitos.

“No estoy de acuerdo con eso de que maltraten a los animales y él lo había prometido y como ya lo hizo, pues ya cumplió lo que me interesaba a mí”, expresó

“Yo tengo una french poodle que ya está viejita, pero la verdad se ve muy bien, muy saludable. Se llama Peluca y me la regaló la esposa de un primo”, explicó Marino.

Dijo que prácticamente la volvió a la vida pues estaba en los puros huesos. Hoy no la cambia por nadie. Franklin vive con la perrita y con su mamá, es hijo único y no tiene hijos.

“Para esas cosas soy muy arisco”, comentó.

Pero para lo que no es quitado es pa'l brete. Dice que le entra a cualquier cosa y en la actualidad le está ayudando a un amigo los fines de semana en una construcción.

Franklin Marino le dará el regalo de Ópticas Visión a su mamá. Foto: sucursal GN
Franklin Marino le dará el regalo de Ópticas Visión a su mamá. Foto: sucursal GN

“Está duro esto del trabajo. Estoy muy agradecido con Jonathan, mi amigo de crianza, un compita de esos buenos, que me da chance los fines de semana. Algo me gano”, dijo.

Por eso, el premio diario le cae de perlas y ya tiene en mente algunas cosas que quiere comprar. “Lo de la Óptica se lo voy a regalar a mi mamá. Lo otro es para comprarme una ropita, unas tenis y un equipo que quiero. La vez pasada gané el premio de ¢500.000 y estaba El Verdugo y me compré muchas cosas. Esta vez solo la mitad, pero lo otro es para mi mamá, no importa entonces”, expresó.

En fútbol confesó ser liguista y dice que si Benito Floro va a empezar con el cuento de que necesita tiempo para ganar lo van a poner a caminar.

Y de La Teja dijo que la compra todos los días y que un día activa el código él y al siguiente su mamá, pero la suerte la tiene Franklin porque es el que ha pegado dos veces. “Lo mejor son las güilas que vienen”, comentó.