El aro debe estar siempre bien ajustado y centrado en la carita del niño. Cortesía
El aro debe estar siempre bien ajustado y centrado en la carita del niño. Cortesía

Cuando uno de los niños de la casa necesita anteojos a los tatas les surgen varias dudas, sobre todo si nunca antes vivieron esa experiencia. ¿Dónde comprarlos?, ¿cómo comprarlos?, ¿cuáles son los indicados?, incluso la simple pregunta ¿hay anteojos para niños? Eso es algo que preocupa en el hogar.

Ópticas Visión le recuerda que los niños siempre están en movimiento (juegan, saltan, hacen deporte) y por esta razón es necesario usar una faja elástica para mantener la montura bien centrada al frente de los ojos del niño, de tal forma que la corrección óptica sea siempre la adecuada y le proporcione comodidad y seguridad en las chiroteadas. Las fajas elásticas Mira Flex reúnen calidad y comodidad para los chiquillos, búsquelas en cualquiera de las Ópticas Visión del país.

Los anteojos para un niño deben tener el tamaño adecuado para su carita, ni muy pequeños ni muy grandes; es que algunos tatas compran unos grandísimos pensando que el carajillo crece, pero eso incomoda demasiado.

Busque materiales resistentes porque serán anteojos siempre expuestos a los juegos de los chiquillos, si es un bebé o un hijo muy pequeñito, lo ideal es un aro de silicona, porque es liviano y flexible, así aguantará más y se ajustará mejor a la carita. Busque materiales resistentes e hipoalergénicos, tanto en aros como en lentes, tome en cuenta el policarbonato que aguanta más que otros materiales.

El puente del aro debe apoyarse bien en la naricita del niño, si eso se logra, el peso se distribuirá mejor y no dejará marcas. Si tenemos un hijo que practica algún deporte, recuerde preguntar por la línea deportiva y solo use esos anteojos cuando está haciendo ese deporte, sea fútbol, judo, karate o natación, etc.

Uno de los principales consejos es que deben ser anteojos que le gusten al niño, si es muy pequeño eso se complica, pero si ya puede elegir permita que escoja los que más le gustan, recuerde que el éxito que un niño siempre ande sus anteojos está muy ligado a que le gusten y se sienta cómodo.