Andrés Salas interpretó a un soldado romano en las procesiones de Chepe. Foto: Marvin Caravaca
Andrés Salas interpretó a un soldado romano en las procesiones de Chepe. Foto: Marvin Caravaca

Un  soldadazo romano   puso a pecar a más de una esta Semana Santa. Las afortunadas fueron las josefinas que se apuntaron a las procesiones en el propio centro de Chepe.

Aunque él participó todos los días de la Semana Mayor, fue el Viernes Santo   cuando la tentación corrió como pólvora durante su interpretación en la Procesión del Encuentro. En cuestión de momentos su foto fue la locura en las redes sociales y comentarios iban y venían sobre este regalote de Dios.

Sin duda este joven tibaseño, sin proponérselo, hizo pecar a más de una, al menos de pensamiento en la Semana Mayor.

Su nombre es Andrés Salas Soto, es de Tibás y tan solo tiene 23 añitos. Trabaja en el departamento de Salud Ocupacional de la Muni de Chepe desde hace casi tres años (24 de julio los cumple) y tiene cinco en la institución.

Primerizo
Este fue el primer año en el que Andrés participó en la procesiones de Seamana Santa. Foto: Cortesía Andrés Salas
Este fue el primer año en el que Andrés participó en la procesiones de Seamana Santa. Foto: Cortesía Andrés Salas

Según nos contó, este año fue la primera vez que participó en las actividades religiosas y le gustó tanto que espera que lo vuelvan a invitar los años siguientes. Lo que no dudamos que ocurrirá.

"Participé en atención a la invitación que me hizo don Jorge Villalobos y la verdad me gustó mucho. Es muy cansado, pero se disfruta montones. Se conoce a mucha gente", explicó el trabajador municipal.

Salas también nos contó los cuidados que tuvo que tener para evitar enseñar   más de la cuenta durante sus actuaciones, pues como la vestimenta de los soldados es con enagua, debía cuidarse del viento.

"Me puse una licra por debajo e igual, me tapaba de los ventoleros  con el arma. Pero como me tocó subir la cruz en la que crucificamos a Jesús, debía subirme a la tarima y ahí no había quite, por la altura quedaba más expuesto", recordó.

Aunque en las redes sociales salió bien piropeado, algunas de las que lo vieron en vivo y a todo color no se quedaron con  las ganas de decirle algo.

"Nos decían piropillos, pero seguro era por el traje", dijo con timidez este estudiante de bachillerato, quien desea más adelante seguir con la carrera de  Nutrición Deportiva.

Andrés se lució en las actividades. Marvin Caravaca
Andrés se lució en las actividades. Marvin Caravaca

"Me dio miedillo cuando me dijeron que tenía que ponerle la cruz a Jesús, pero más que todo por las cámaras, como era mi primera vez, pero por dicha todo salió bien", recordó como anécdota el guapetón, quien en el trabajo es piropeado.

Su compañera de brete Betsy Requeno asegura que algunas usuarias que asisten a la ventanilla le hablan de lo atractivo que es, pero él es muy respetuoso y muy serio, por lo que no se le sube a la cabeza.

Quien sí estaba de cabeza era doña Isabel Soto, la orgullosa mamá, quien siempre ha participado en las actividades religiosas y se emocionó mucho  al ver a su hijo seguir sus pasos.

Y la buena noticia para las que están interesadas, es que este romano está solterito y sin compromisos.

Y por si quiere conquistarlo le contamos que Andrés es amante de los deportes, por eso en su tiempo libre aprovecha para salir a correr, ir al gimnasio a trabajar su cuerpazo, ir al cine, a la playa, andar en moto o salir a comer.

Así se ve el
Así se ve el "soldado" vestido de civil. José Cordero