Los vecinos de El Carmen y Bebedero de San Antonio de Escazú han cerrado la entrada a esa comunidad,  cansados de que siempre les falte el agua.

Durante la mañana de este lunes bloquearon  varías veces las calles y aseguraron que no van a aguantar más.

Doña Cecilia Carranza, representante de los vecinos, comentó que desde el sábado, a las 8 de la mañana,  no tienen agua y cuando reportaron la situación al AyA les dijeron que no había cuadrillas para ir a repararla y que debían esperar.

"Aquí nunca hay agua,  siempre llega un hilo, mucha gente tiene los baños sucios, no se han podido bañar, muchos niños no fueron a la escuela, estamos cansados", comentó la mujer.

Don Carlos Navarro nos explicó que toda la vida el tanque de las montañas de Lajas los abastecía,  pero hace un mes el AYA desvío los tubos y ahora les toca el tanque de Naranjales,  que más bien queda bajando del pueblo.

"Es tontera que si el agua baja de la montaña ahora la quieran subir para que llegue a las casas,  nunca tenemos agua, y nos dicen que esa agua de Lajas no es potable, entonces para qué hemos pagado tanto tiempo, esa es agua que viene de la montaña. Todos los días es lo mismo,  para llenar un balde dura uno horas", dijo Navarro,  quien afirma estar preocupado,  pues en su casa su abuelito es un adulto mayor.

Los vecinos contaron que el tanque de Naranjales tiene un problema en la bomba y tienen que estarlo cerrando para evitar derrames, esa es la razón por la que a ellos le llega poco líquido.

Hasta este mediodía a los vecinos no les habían enviado ni siquiera una cisterna, para que se la jugarán.

La gente reclama, porque lo que les llega es un chorrito de agua. Foto: Albert Marín
La gente reclama, porque lo que les llega es un chorrito de agua. Foto: Albert Marín

Un representante del AYA les dijo a los vecinos que hoy mismo volverá el agua,  pero los lugareños aseguraron  que mantendrán los bloqueos si les sigue llegando el minichorro.

Don Eliécer Vargas asegura que en Bebedero a veces abren el tubo y no llega ni una gota y este lunes fue uno de esos días.

"En Bebedero hay un pozo que da buena agua,  pero siempre llegan los cisternas a sacar agua y nosotros nunca tenemos. Mientras,  el agua de Lajas se está desperdiciando, porque solo la usan los agricultores y uno ve los chorros donde cae el agua en la montaña", comentó Vargas.

Según Eliécer, en las casas de lujo que están en la parte alta del cantón nunca falta el líquido.

"Siempre es el pueblo el que sufre y nosotros también estamos pagando, no se vale", dijo.

La Policía Municipal se mantiene en el lugar para evitar que los vecinos vuelvan a  impedir el acceso a la zona.

Los afectados aseguran que solo volverán a sus viviendas si llega buena agua,  incluso esperan a varios vecinos que andan en sus trabajos y que se les unirían  en la noche.

Se está a la espera de que el AyA resuelva el problema.