El custodio estaba casado y tenía un hijo de 4 años. Foto: Archivo La Teja
El custodio estaba casado y tenía un hijo de 4 años. Foto: Archivo La Teja

Una vendedora de lotería retiró de la morgue el cuerpo de su hijo, Ángel Amado Blanco Hidalgo de 23 años, quien trabajaba como custodio del libanés Elías Akl. 

Blanco fue asesinado junto a su jefe el pasado lunes en la mañana, en un tiroteo frente al centro educativo Mount View en Guachipelín de Escazú.  

Las autoridades judiciales confirmaron que la mujer es vecina del precario Aguantafilo en Hatillo.

Los restos fueron retirados el martes a las 3 p. m., según dijeron en la Morgue Judicial.  El custodio estaba casado y dejó un hijo de 4 años.

Hasta el momento los restos del libanés no han sido retirados, según el OIJ. 

Este martes, las autoridades allanaron las cinco propiedades que tenía el extranjero en el país. Los oficiales decomisaron computadoras y otras evidencias importantes para la investigación. 

Los asesinos de estos hombres continúan en fuga.