Esposo denunció ante los tribunales que su mujer fue mal atendido en Hospital de Guápiles

Por: Silvia Coto 17 julio
Don Santos asegura que no hay momento en que deje de pensar en su compañera sobre todo cuando ve a su bebito. Foto: Reiner Montero
Don Santos asegura que no hay momento en que deje de pensar en su compañera sobre todo cuando ve a su bebito. Foto: Reiner Montero

La alegría por el niño que llegó a iluminar su familia se apagó de soberano golpe, por la muerte de la mamá tras el parto. El esposo, Santos Arguedas, está destrozado y asegura que el tratamiento inadecuado que  Marcia recibió al dar a luz,  en el Hospital de Guápiles, acabó con la vida de su amada.

Este vecino de la Rita de Pococí denunció el caso ante el I Circuito Judicial de San José. Insiste en que no quiere que ninguna familia pase por la desgracia que él, su hijastra de 14 años y el recién nacido están sufriendo.

 Santos nos contó en su casa que su esposa Marcia Granados Delgado, de 32 años, entró en labor de parto el 2 de julio. Así consta en la denuncia 17-000470-0619 PE, por el delito de presunto homicidio culposo. Ella tenía 38 semanas y había sido un embarazo sin ninguna complicación.

Ese mismo día la familia y amigos disfrutaron de un lindísimo té de canastilla para darle la bienvenida a Yeikel. 

El mismo día que la internaron a Marcia le celebraron el té de canastilla, ella estaba feliz y muy ilusionada.
El mismo día que la internaron a Marcia le celebraron el té de canastilla, ella estaba feliz y muy ilusionada.

En la denuncia narra que la atención fue muy lenta y que su esposa, en  sala de parto, compartía el espacio con otra mujer, solo las dividía una cortina.

“La falta de limpieza era evidente, mi esposa defecó y entre los enfermeros y quienes estaban vacilaban que el aparato que le habían puesto para evitar la contaminación estaba mal colocado, aún así ella seguía pujando, nadie quería hacer nada”, insiste Santos.

Él hombre asegura que a su mujer le tuvieron que hacer piquete y las tijeras no tenían filo por lo que cuando la enfermera obstetra pidió otras tijeras no se las llevaron y siguió cortando con las mismas.

“El bebé nació y en eso la obstetra mira el reloj y dice que ya su turno terminó, entonces llega otra y ella sencillamente se va. La otra    la empieza a coser y en eso la señora de la par entra en labor y entonces la enfermera pone la aguja en la cama que está sucia y se va y cuando regresa se pone a terminar la sutura con la misma aguja.

Los familiares y allegados despidieron a la mujer llenos de consternación. Foto: Reiner Montero.
Los familiares y allegados despidieron a la mujer llenos de consternación. Foto: Reiner Montero.

Según la denuncia, a doña Marcia la llevaron a un pasillo donde la acostaron en una camilla, su esposo asegura que ella se sentía mal, ponía los ojos en blanco y la enfermera solo le decía que era la presión, que le diera aguadulce.

“Ella se quejaba de dolor y la mujer le decía: ‘¿qué esperaba?, si estabas pariendo un hijo’. La obstetra la revisó y al levantar la sábana observó que mi esposa estaba con un sangrado muy grave, ella misma se asustó, su útero estaba abierto”, relató Santos.

La mamá estuvo en el quirófano por dos horas y después le dijeron a su compañero que la iban a trasladar de emergencia al Hospital Calderón Guardia,  porque estaba al borde de la muerte.

En el hospital capitalino a Arguedas le dijeron que su mujer tenía el útero muy maltratado y una terrible infección.

“Ella murió el 4 de julio, yo había vuelto a Guápiles y me llamaron del hospital para que la llegará a ver y en la noche,  a las 11:30 p. m., murió. Los doctores me dijeron que fuera a denunciar, que este era el tercer caso que llegaba del Hospital de Guápiles en que una paciente fallecía por la mala atención en el parto, por eso  decidí poner la denuncia, no quiero que nadie más pase  por esto, mi bebé se quedó sin su mamá,   porque nunca la atendió un ginecólogo,  porque no había”, dijo Arguedas.

La familia de Marcia asegura que luchará por los dos hijos que les dejó. Foto: Reiner Montero.
La familia de Marcia asegura que luchará por los dos hijos que les dejó. Foto: Reiner Montero.

El cuerpo de Marcia fue llevado a la Medicatura Forense por recomendación de los doctores del Calderón, para que las autoridades investiguen lo ocurrido.

“Yo fui testigo de todo lo que a ella me le hicieron, solo quiero que se haga justicia, y que los responsables paguen, porque son profesionales. Ella estaba bien y si la hubieran atendido como se debía estaría cargando a nuestro bebé, ella tenía la ilusión de que naciera”, dijo Arguedas quien tenía dos años de relación con la fallecida. 

Este hombre asegura que no va descansar hasta que su denuncia se resuelva.

La hija de Marcia aún no entiende lo que ocurrió pues el embarazo de su mamá fue muy sano. Foto: Reiner Montero
La hija de Marcia aún no entiende lo que ocurrió pues el embarazo de su mamá fue muy sano. Foto: Reiner Montero

La Teja intentó obtener la versión del centro médico. Primero nos dijeron   que la persona encargada está de vacaciones y después que al ser una investigación policial no se podían referir para no “entorpecerla”.

El OIJ ya está investigando y se encuentra a la espera de  los resultados de la autopsia.

“Mi bebé se quedó sin su mamita y no quiero que ninguna familia pase por algo como lo que nosotros estamos viviendo”, dijo Santos Arguedas, afectado.