El debate es contra cuatro médicos y un empresario griego

Por: Alejandra Portuguez Morales 14 noviembre

La fiscal Ileana Mora pidió un total de 751 años de cárcel contra una banda de traficantes de riñones.

La representante del Ministerio Público inició las conclusiones el lunes y las terminó este martes antes del mediodía. La pena más alta que solicitó fue contra el médico Francisco Mora Palma, a quien señaló como el líder de la organización.

Este doctor fue el jefe de Nefrología del hospital Calderón Guardia. Este hombre, y otros cuatro médicos y un comerciante griego, fueron detenidos en junio del 2013 mediante varios allanamientos hechos en San José.

El doctor Francisco Mora Palma junto a cuatro médicos y un comerciante griego fueron detenidos en el 2013. Fotos: OIJ
El doctor Francisco Mora Palma junto a cuatro médicos y un comerciante griego fueron detenidos en el 2013. Fotos: OIJ

Estas fueron las penas que pidió:

Acusado Pena solicitada Delitos
Francisco Mora Palma (exjefe de Nefrología del hospital Calderón Guardia) 296 años cárcel 14 delitos de trata de personas para extracción ilegal de órganos, 12 de lesiones graves, 6 de falsedad ideológica y 16 de peculado de uso.
Maximiliano Mauro Stamati (urólogo) 130 años cárcel 10 delitos de trata de personas con fines de extracción ilícita, más 10 delitos de lesiones graves.
Fabián Fonseca (urólogo)   130 años cárcel 10 delitos de trata de personas con fines de extracción ilícita, más 10 delitos de lesiones graves.
Víctor Hugo Monge Guzmán (Váscular periférico) 156 años cárcel 12 delitos de trata de personas y 12 por lesiones graves
Dimóstenes Katsigiannis Karkasi (empresario griego) 39 años cárcel 3 delitos de trata de personas y tres lesiones graves

El debate contra estas personas se inició el lunes 11 de setiembre en los Tribunales de San José.

Ileana Mora, fiscal, “Las víctimas fueron utilizadas mediante intermediarios que se enriquecieron con las necesidades de personas con dinero que necesitaban un trasplante y de personas vulnerables que necesitaban dinero".
El debate comenzó desde el 11 de setiembre anterior en los Tribunales de San José. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
El debate comenzó desde el 11 de setiembre anterior en los Tribunales de San José. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal

El Ministerio Público informó desde un principio que esta banda se dedicaba a buscar a personas pobres, sobre todo que tuvieran necesidades como vivir en condiciones de pobreza, tener que pagar préstamos, alquileres de casas y ser de baja escolaridad.

La Fiscalía identificó a 14 víctimas en esta red de tráfico de riñones, de las cuales 12 fueron operadas y apoyaron la acusación.

A la primera que convencieron, según la acusación, fue a la mujer policía de apellido Cordero Solano, a quien le pagaron unos ¢6 millones para someterse a la operación y sacarle el riñón. Esta mujer es vecina de Tirrases de Curridabat y también se encargó de buscar a otras personas vecinas de Tirrases, Tibás, Desamparados, La Trinidad de Moravia, Turrialba y Alajuelita.

De acuerdo con la Fiscalía, la banda ofrecía los riñones a ciudadanos de Israel y en países de Europa del Este, los beneficiados con el órgano pagaban sumas elevadísimas; sin embargo, la banda comenzó pagando a los donantes ¢3 millones y el máximo de ¢10 millones.