Miguel Enrique Tenorio Mora de 28 años, vecino de Monserrat de Coronado. Foto: Cortesía de la Familia
Miguel Enrique Tenorio Mora de 28 años, vecino de Monserrat de Coronado. Foto: Cortesía de la Familia

Desde hace dos meses Miguel Enrique Tenorio Mora, de 28 años, le dio un giro a su vida, comenzó a trabajar y deseaba convertirse en un mejor hombre.

Doña Ana Mora, la mamá de Miguel, estaba toda contenta por ese cambio. Sin embargo, el jueves a las 8 de la noche tuvo un mal presentimiento y hasta tuvo la visión de ver a su hijo en un charco de sangre.

Carlos Chaverri, también hijo de doña Ana, recuerda que su mamá estaba impaciente y hasta les comentó a él y al esposo lo que presentía. Dos horas después ese malestar se convirtió en una pesadilla real.

Miguel caminaba con su otro hermano Cristian por el cruce de San Rafael y San Pedro de Coronado cuando un carro casi se los levanta. Miguel se molestó y le gritó al conductor, por lo que el éste se detuvo, se bajó y golpeó a los dos hermanos en la cara.

Cristian cayó al suelo y seguidamente Miguel. Luego el chofer se montó en el carro y se fugó.  Miguel comenzó a perder el pulso y falleció en el lugar, mientras su hermano lo trataba de resucitar. 

Unas horas después las autoridades detuvieron a un hombre de apellido Araya, de 26 años, luego de que varios vecinos lo reconocieran como el principal sospechoso. El OIJ afirmó que el tipo fue pasado al Ministerio Público.    

Los hermanos intentaron pasar la calle entre el cruce de San Pedro y San Rafael de Coronado cuando un carro casi los atropella, se formó la discusión y se dieron los golpes. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal
Los hermanos intentaron pasar la calle entre el cruce de San Pedro y San Rafael de Coronado cuando un carro casi los atropella, se formó la discusión y se dieron los golpes. Foto: Alejandro Gamboa Madrigal
Se despidió de familia

Doña Marjorie Quirós, tía del fallecido recordó que su sobrino había cometido errores, pero en su interior era una persona con buenos sentimientos. 

"Ese jueves temprano nos topamos y recuerdo que me dio un abrazo y me decía que me quería, él nunca me había dicho eso, tal vez fue su manera de despedirse", expresó la tía. 

Además Carlos, recordó que su hermano había comenzado a trabajar como cuidacarros en un negocio cerca de la casa y tenía toda la ilusión de enmendar los errores. 

"Era el segundo de los hermanos, desde hace dos meses vio la vida como una segunda oportunidad, él quería mejorar", Carlos Chaverri, hermano. 

"Ese jueves fue un poco extraño, primero mi hermano llamó a la casa unas 30 veces y preguntaba por todos, luego un amigo lo invitó a ir a una fiesta para tomarse unos tragos y no lo pensó y fue, estando con los amigos uno de ellos le dijo a Miguel que no creía en Dios, por lo que Miguel comenzó a hablarle sobre Dios", dijo Carlos.

Miguel había salido de la cárcel en junio anterior, luego de descontar una pena de cuatro años. Sus familiares recuerdan que estaba muy feliz por el cambio positivo en su vida. 

El cuerpo de Miguel fue llevado al Complejo de Ciencias Forenses para determinar si los golpes le produjeron la muerte o si mediaron otras causas.  

Carlos Chaverrí, hermano de la victima recordó que su hermano veía la vida como una segunda oportunidad después de salir de la cárcel. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Carlos Chaverrí, hermano de la victima recordó que su hermano veía la vida como una segunda oportunidad después de salir de la cárcel. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal