La mujer, de apellido Calderón, dio declaraciones al iniciar el debate, ella es defendida por el abogado Gerardo Calderón, quien prefirió no referirse a este caso de momento. Foto: Gesline Anrango
La mujer, de apellido Calderón, dio declaraciones al iniciar el debate, ella es defendida por el abogado Gerardo Calderón, quien prefirió no referirse a este caso de momento. Foto: Gesline Anrango

Una mujer de apellido Calderón se encuentra acusada por el homicidio de una chiquita quien, en apariencia, habría sufrido el síndrome del niño agredido. 

El debate empezó este lunes se lleva a cabo en la sala 1 de  los Tribunales de Desamparados.

La pequeña murió el 9 de abril del 2014 en la casa, pero fue gracias a la autopsia que las autoridades se dieron cuenta que  había sido agredida.

La imputada aseguró que la madre  de la menor,  a quien identificó como Raquel,  también tenía un bebé. Afirma que  la mujer  negociaba a los hermanitos en ¢25 mil cada uno, e incluso hasta los regalaba.

Calderón expresó que intentó ayudar a Raquel buscándole trabajo; sin embargo, asegura que se molestó cuando la madre de los niños le pidió plata y un diario por mes.

El Patronato Nacional de la Infancia (PANI) le quitó los niños a Raquel y Calderón detalló que comenzó a averiguar por la condición de chiquitos; sin embargo,  en ese momento no deseaba adoptarlos.

“Durante cuatro meses llamé constantemente al PANI, sabía que la niña tenía piojos y el chiquito (hermanito) bronquiolitis”, expresó la mujer.

“Raquel no quería tener ninguna relación con sus hijos, ella me decía que deseaba reformar su vida y conocer un buen hombre para casarse”, expresó Calderón. 

Asegura que el PANI,  al ver que ella (Calderón) se preocupó por el bienestar de los angelitos, la escogió para que tuviera la custodia de ambos. No obstante, recalca que desde que le dieron los niños, el Patronato nunca le hizo ninguna visita ni se preocupó más por los pequeños.

Menciona que una vez, bajo su tutela, comenzó a ver que la chiquita presentaba comportamientos extraños como arrancarse el pelo, golpearse, vomitar encima de la comida, entre otros. Declaró que trató de buscar ayuda, porque no entendía qué le pasaba a la chiquita.   

“El PANI es un irresponsable y nunca me puso atención”, afirmó.

Asegura que la niña no era violenta, pero que esas actitudes extrañas  se incrementaron luego de que la mamá biológica quiso arrebatarla del asiento de un carro,  porque decía que se la llevaría para Golfito.

 “La niña empezó para atrás, para atrás, cuando íbamos para alguna parte la veíamos obrada y orinada. Todo lo que señalaron como niño agredido fue  porque  hay cosas  cotidianas como ejemplo la enseñamos andar en bici y la primera vez se estrelló, andando en patines cayó de frente, con una scooter chocó contra un portón,  se le aflojó el diente y se lo tragó”

Calderón asegura que una vez también se quemó por accidente. Después de que Raquel le intentara quitar a la niña nunca más dejó que la volviera a ver.

Los hechos por los que se le juzga ocurrieron entre noviembre del 2013 y abril del 2014. 

El caso se lleva en la sala 1 de los Tribunales de Desamparados, los jueces son Angie Padilla, Freddy Sandí y Willy Escalante. Gesline Anrango
El caso se lleva en la sala 1 de los Tribunales de Desamparados, los jueces son Angie Padilla, Freddy Sandí y Willy Escalante. Gesline Anrango