Hombre agredió a expareja delante de dos hijos y de la exsuegra

Por: Silvia Coto 19 junio
El hombre llegó a la casa y entró a la fuerza directo a atacar a la mujer. Foto: Albert Marin
El hombre llegó a la casa y entró a la fuerza directo a atacar a la mujer. Foto: Albert Marin

A un hombre poco le importó que estuvieran presentes sus dos hijos, de seis y cuatro años, y su exsuegra para herir de 15 cuchillazos a la madre de los pequeños en Bebedero de San Antonio de Escazú.

El ataque se dio a las 6 a. m., 150 metros al norte y 25 al oeste de la iglesia del pueblo. Se presume que el posible agresor usó un cuchillo de esos que son parte de los cubiertos de la cocina, que se usan para comer, pero que no tienen mucho filo.

Esa es una de las explicaciones por las que la mujer sobrevivió. 

Flor María Mena Sánchez, de 23 años, era la compañera sentimental del endiablado sospechoso de apellido Segura.

En la casa todos estaban acostados cuando en apariencia el hombre agarró la puerta a patadas y entró.

La pareja procreó tres niños, pero se presume que solo los mayorcitos observaron la salvajada, mientras que el cumiche, de añito y medio, se quedó dormidito en la cama.

"Él llegó y según nos cuenta mi mamá (la exsuegra de Segura) agarró un cubierto de la cocina, se fue hasta el cuarto y empezó a apuñalar a mi hermana. Los chiquitos vieron todo y estaban aterrorizados. Por dicha un vecino vino a ayudarlos", relató Pamela Vargas, hermana de Flor. 

El vecino, quien pidió no ser identificado, nos contó que oyó los gritos de la mujer que pedía que la ayudaran por lo que salió a ver qué ocurría. Otras veces había escuchado las discusiones de la pareja. 

"Yo salí y le dije (al sospechoso) que no peleara más porque estaban los chiquitos. En eso alzó las manos y las tenía llenas de sangre. Me dijo que se iba a matar y se fue, yo me metí en la casa y encontré a Flor en el cuarto tirada en el suelo toda ensangrentada, a como pude la alcé y la puse en la cama. Tratamos de que se mantuviera despierta. Ella estaba muy serena, pero se quejaba del dolor", relató el vecino. 

Las maestras de uno de los niños llegaron para darles apoyo a los pequeñitos. Foto: Albert Marín.
Las maestras de uno de los niños llegaron para darles apoyo a los pequeñitos. Foto: Albert Marín.

A Flor la llevaron al hospital San Juan de Dios, donde se encuentra en observación.

Las maestras de los chiquitos llegaron para darles apoyo y tranquilizarlos por lo ocurrido. Los niños a cada ratito preguntan por su mamita. 

El sospechoso había llegado en un carro, pero al escapar lo dejó tirado y huyó por la montaña. Los vecinos lo buscaron pues había amenazado con quitarse la vida, sin embargo, no lo encontraron.

El hombre tenía medidas para que no se acercara a la mujer desde hace 22 días. Foto: Policía Municipal.
El hombre tenía medidas para que no se acercara a la mujer desde hace 22 días. Foto: Policía Municipal.

Un policía municipal convenció a Segura por mensajes de texto de que se entregara. El oficial le explicó que la mujer estaba bien, que pensara en sus hijos que no querían que se hicieran daño, hasta le ofrecieron pagar el taxi y en el momento que llegó a la delegación, a la 1 p. m., lo detuvieron. 

Las hermanas de Flor nos contaron que su hermana tiene medidas de protección desde hace 22 días. 

"Esto no es nuevo. Ellos tienen ocho años juntos y ya él había tratado de asfixiarla dos veces, por eso ella ya cansada había decidido pedir ayuda. El domingo fuimos al cementerio a visitar la tumba de mi papá y él andaba con ella, pensamos que se habían arreglado, porque se veían contentos e incluso compartió con la familia", dijo María Rosa Vargas, hermana de Flor. 

Las hermanas de Flor comentaron que su cuñado había atacado varias veces a su hermana y a ellas les daba mucho temor. Foto: Albert Marín.
Las hermanas de Flor comentaron que su cuñado había atacado varias veces a su hermana y a ellas les daba mucho temor. Foto: Albert Marín.

Pamela nos contó que su mamá estaba muy afectada por lo ocurrido. 

"Nosotros somos once hermanos, mami nos quiere a todos, pero ella es la menor, la niña de sus ojos, y se impactó mucho. Ella padece de la presión y se le subió", mencionó Pamela. 

María Rosa comentó que su hermana Flor, quien es ama de casa, la ha visto ruda en las últimas semanas pues después de Semana Santa su bebé jaló una olla con agua hirviendo y para salvar al chiquito todo el líquido la bañó a ella. 

"Se quemó el pecho y uno de los brazos. Le hicieron injertos de piel, estuvo internada y apenas hace unos días se sentía mejor. La tuvimos malita y ahora está de vuelta en el hospital", manifestó la familiar. 

Segura es recolector de chatarra y lo mandaron al Ministerio Público. 

"En otras dos ocasiones había tratado de asfixiarla, pero por suerte la ayudaron. Estamos muy preocupadas", María Rosa Vargas, hermana.