Este miércoles cayeron los tres sospechosos que hacían falta

Por: Adrían Galeano Calvo Hace 6 días
Los dos hombres y el menor fueron encontrados en el Zurquí 7 días después de que fueron asesinados. Fotografía José Cordero
Los dos hombres y el menor fueron encontrados en el Zurquí 7 días después de que fueron asesinados. Fotografía José Cordero

Después de casi 10 meses de investigación, el OIJ finalmente logró ponerle punto final al macabro asesinato de tres hombres que fueron descuartizados y lanzados en bolsas plásticas en las inmediaciones del túnel Zurquí.

Por medio de una serie de allanamientos realizados en La Florida de Tibás, La Aurora de Heredia y Calle Blancos de Guadalupe, la Policía Judicial logró pescar este miércoles a otros tres sospechosos de participar en el crimen múltiple.

Los detnidos fueron identificados como de apellidos Arias López, de 28 años, mejor conocido como “Cosco”, quien cuenta con antecedentes por robo agravado y portación ilegal de arma; Valerio Garro, de 24 años, alias “Gordo Valerio”, sin antecedentes y Hernández Porras, de 25 años, conocido como “Pericles”.

A ellos también se les suma una joven de 20 años, apellidada Gutiérrez Zumbado, quien tenía un beneficio carcelario y fue detenida en noviembre. El quinto miembro de la banda de descuartizadores es un sujeto de nombre Yeltsin Chacón Sánchez, de 26 años, quien figuraba como el líder y fue asesinado a balazos el 31 de agosto en Vista de Mar, Goicoechea.

El 21 de marzo el OIJ recolectó cuatro bolsas en donde estaban revueltas las partes de las víctimas. Fotografía Archivo.
El 21 de marzo el OIJ recolectó cuatro bolsas en donde estaban revueltas las partes de las víctimas. Fotografía Archivo.
Bronca por droga

Walter Espinoza, director del OIJ, explicó que gracias a la investigación determinaron que José Julián Ferreto Tencio, de 30 años, Joseph Montero Solórzano, de 24 años, y el menor de 16 años fueron asesinados por los miembros de la banda a la que pertenecían debido a una bronca por droga.

“Los dos mayores y el menor de edad aparentemente habían tenido un problema con el resto del grupo como consecuencia de haberse apropiado indebidamente de droga y dinero. Ellos solían ir a la vivienda ubicada en Ipís y en una de esas reuniones los cinco sospechosos tomaron la determinación de acabar con la vida de ellos”, detalló Espinoza.

El director del OIJ agregó que el 14 de marzo de este año, dentro de una casa en barrio La Flor, en El Alto de Guadalupe, los cuatro hombres y la mujer decidieron matar a los dos hombres de un balazo en la cabeza y asfixiaron al menor, para luego iniciar la macabra carnicería.

Los sospechosos asesinaros a sus tres
Los sospechosos asesinaros a sus tres "amigos" por dejarse droga y dinero que no les tocaba. Fotografía OIJ.

“De acuerdo con la investigación, estas cinco personas estuvieron dentro de la vivienda, participaron en el desmembramiento de los cuerpos, utilizaron seguetas, se trasladaron en dos vehículos hasta bajo Clinton y ahí entre los cinco depositaron los cuerpos”, añadió.

La Policía Judicial explicó que con la detención de “Cosco”, “Gordo Valerio” y “Pericles” este caso queda prácticamente cerrado, ya que estas personas conformaban una pequeña banda que apenas estaba empezando a vender droga en Ipís y Calle Blancos, de Goicoechea.

Caso particular

El OIJ destacó que esta caso es uno de los más particulares que han tratado, sobre todo por el nivel de violencia empleado por los sospechosos para deshacerse de miembros de su misma banda.

Espinoza agregó que la cantidad de droga y dinero que se dejaron los fallecidos no era tan alta como para llegar hasta el punto de desmembrarlos, mezclar sus partes en bolsas y lanzarlos al Zurquí.

La Policía Judicial dijo que este caso es muy particular por el nivel de violencia de una banda tan pequeña. Fotografía Archivo.
La Policía Judicial dijo que este caso es muy particular por el nivel de violencia de una banda tan pequeña. Fotografía Archivo.

“En el país es poco usual que cuando hay discordancias dentro de una organización criminal se llegue a este nivel de violencia, ya que por lo general hay cobros, ejecuciones y uso de armas de fuego, pero el desmembramiento de los cuerpos no es una acción característica de los grupos del país, menos cuando se tratan de agrupaciones incipientes”, añadió.

La Fiscalía dio a conocer que solicitará prisión preventiva contra los detenidos, sin embargo, no se detalló cuando será la audiencia.