El oficial David Nicholson sobrevivió a una caída de más de metros cuando perseguía a un asaltante en las inmediaciones del río Tiribí.
El oficial David Nicholson sobrevivió a una caída de más de metros cuando perseguía a un asaltante en las inmediaciones del río Tiribí.

David Nicholson, oficial de la Fuerza Pública de Desamparados, volvió a nacer el lunes 17 de julio del 2017. Aquel día sobrevivió a una caída de aproximadamente 15 metros y se estrelló contra las piedras del río Tiribí.

Dos meses después del accidente, David aún sigue sorprendido de haber sobrevivido a ese bombazo. Para él fue Dios quien lo cuidó en todo momento e incluso hizo que uno de sus compañeros dejara de perseguir a un bicho para ir a socorrerlo.

Nicholson recordó que todo se inició cuando recibió una llamada de alerta por un maleante que había asaltado a dos muchachas en San Francisco de Dos Ríos, por lo que de inmediato salió soplado para ayudar en la captura.

El poli dijo que llegó hasta el puente que pasa por encima del río Tiribí y que divide Desamparados y San Francisco de Dos Ríos. En ese lugar el bicho estaba huyendo por una ladera, por lo que Nicholson se le puso al corte.

“Yo me voy detrás de mi compañero y lamentablemente el suelo está como arenoso, como falseado. En ese momento  me paro en la ladera, era muy estrecho por donde había que pasar, y en eso se me desmorona el terreno y me voy hacia el fondo, cayendo sobre las piedras”, explicó.

El poli tuvo que aprender a utilizar su mano izquierda y convertirla en su fuerte. Foto David Nicholson.
El poli tuvo que aprender a utilizar su mano izquierda y convertirla en su fuerte. Foto David Nicholson.

El bombazo le apagó las luces a David como por dos minutos. Cuando se despertó intentó reaccionar, pero las lesiones que sufrió no le permitieron levantarse.

“Cuando me despierto yo trato de hacer por dónde para agarrar el radio que estaba como a unos dos metros de mí, pero me vuelvo a ver la mano, que estaba completamente deformada por el golpe”, recordó.

“En ese momento solo me acosté, esperando que el compañero acatara a devolverse, gracias a Dios él así lo hizo y pidió colaboración de los cuerpos de emergencia”, continuó.

El poli fue llevado hasta el hospital San Juan de Dios, donde le dijeron que tenía una lesión bastante grave en la mano derecha que le había afectado el túnel carpal y varios nervios. El 27 de agosto tuvieron que operarlo.

Nueva vida

Nicholson asegura que su vida es otra después del accidente. Prácticamente ha tenido que aprender a hacer muchas cosas que para él que eran muy fáciles.

“Fue un cambio extremo que uno nunca se espera, he aprendido a usar mi otra mano, antes la usaba para cosas mínimas pero ahora es mi fuerte”, dijo.

“En lo personal ha cambiado todo porque en esos momentos uno piensa que habría pasado si el golpe hubiera sido peor”, continuó.

Siete platinas y dos pines de metal tuvieron que ser colocados alrededor de la muñeca del oficial. Foto David Nicholson.
Siete platinas y dos pines de metal tuvieron que ser colocados alrededor de la muñeca del oficial. Foto David Nicholson.

El poli manifestó que el tener 7 platinas y dos pines de metal alrededor de la muñeca no le ha quitado los ánimos, pues sabe que si le pone bastante va a poder hacer muchas de las cosas que antes hacia, teniendo en mente que tendrá que ir de a poco.

“Todavía estoy incapacitado y sigo en terapia para poder mover los dedos y la muñeca, porque aún no los muevo al cien por ciento como debería de ser. Sí voy a tener una pérdida de movimiento ahí, pero con terapias y si uno le pone como dicen, ahí voy a recuperarme”, afirmó seguro.

En lugar de lamentarse por lo sucedido, David ahora aprecia mucho más la vida, ya que tiene una segunda oportunidad de estar al lado de su esposa y de su pequeño hijo de 3 años.

A lo largo de sus 8 años dentro de la Fuerza Pública, Nicholson ha cosechado muchos amigos, quienes le han brindado apoyado a lo largo de este proceso y lo motivan a que se recupere para que vuelvan a patrullar las calles juntos.