El Día de la Madre no significa alegría para los jóvenes Jeferson Ruiz Jiménez de 19 años y Anierr Miranda Pérez de 21, al contrario, a ellos se les hace un nudo en la garganta cada vez que se acerca el 15 de agosto.

Pese a que los dos tienen a sus mamás con vida, los errores que cometieron en el pasado los mantienen separados de ellas.

Ahorita ellos están presos en la sección Adulto Joven de la cárcel La Reforma, en San Rafael de Alajuela. Ruiz descuenta una pena por tentativa de homicidio y robo y Miranda una sentencia por secuestro.

Los muchachos se reunieron en las aulas del centro para hacer las tarjetas. Foto: Ministerio de Justicia.
Los muchachos se reunieron en las aulas del centro para hacer las tarjetas. Foto: Ministerio de Justicia.

La Teja conversó con los dos muchachos y ambos hicieron una petición muy especial: que publicáramos en el periódico un saludo para ellas y que les dijéramos que las amaban mucho.

Ellos y otros 160 muchachos sacaron un ratico, esta semana, para hacerle un detalle a sus mamás.

“Yo no voy a poder verla este fin de semana, pero si tengo la oportunidad de mandarle la tarjeta que le hice”, contó Jeferson, quien está preso desde el 2013.

“Yo sé que una tarjeta no es un regalo caro ni lujoso, pero aquí es lo único que puedo darle. Es muy difícil saber que le voy a tener que decir feliz Día de las Madres por teléfono, pero si estoy aquí es por mis errores y debo cambiar para salir y estar con mi mamá”, argumentó el joven.

Anierr tampoco podrá ver a la mamá porque ella tiene la visita prohibida a la prisión.

“Me tocará guardarle la tarjeta hasta que la pueda ver, pero igual se la hice con mucho amor.

“Es muy duro estar aquí y no poder darle ni un abrazo, pero mi fe es salir pronto de la cárcel para ya el otro año pasar el Día de la Madre y Navidad con ella, esas fechas son las más duras cuando uno está encerrado”, aseguró Miranda.

Este es el segundo año que el centro organiza una actividad para que los reos hagan tarjetas para las mamás. Foto: Ministerio de Justicia.
Este es el segundo año que el centro organiza una actividad para que los reos hagan tarjetas para las mamás. Foto: Ministerio de Justicia.
Muy apuntados

María Fernanda Mora, funcionaria del centro de Adulto Joven dice que este es el segundo año que hacen las tarjetas.

“En muchas cárceles del país los privados de libertad organizan fiestas para el Día de la Madre, pero el presupuesto de nosotros es muy limitado por lo que tenemos que limitarnos a hacer actividades como la de las tarjetas”, contó.

“Algunos muchachos que ya no tienen a la mamá o que fueron abandonados de niños prefieren darle el cariñito a algún familiar o hasta alguna trabajadora del centro, casi todos participan en la actividad”, aseguró.

Todos los muchachos están deseando poder ver pronto a sus mamás para darles los regalitos que les prepararon con tanto amor.