Condenan a dos hermanas por estar relacionadas con desaparición de pensionado estadounidense

Por: Rodolfo Martín 18 julio
Las hermanas estuvieron todo el tiemo detrás del plan para acabar con el extranjero. Rodolfo Martín.
Las hermanas estuvieron todo el tiemo detrás del plan para acabar con el extranjero. Rodolfo Martín.

A una mujer le dio risa cuando oyó, este lunes en la tarde, que un juez les dictó a ella y a su hermana 25 años de prisión por el asesinato del estadounidense Brian Lynn Hogue, de 67 años,  y cuyo cadáver nunca apareció. 

La pena fue dictada, muy en serio, por el Tribunal de Juicio de Limón contra Ruth y Dayana Gaytán Ramírez. 

Un tercer sospechoso, de apellido Zúñiga, fue absuelto al verse favorecido por el beneficio de la duda porque, aunque hubo indicios que lo relacionaron de manera grave con el caso, los jueces no pudieron vincularlo con los hechos ocurridos el 1 de junio del 2015 en Moín. 

El tribunal estuvo integrado por los jueces Karen Parrales, Verónica Dixon y Hernán Salazar. 

“Fue un plan descabellado (el homicidio) con la única finalidad de privar de su vida a un ser humano para apropiarse de la totalidad de sus propiedades”, dijo el juez Salazar.

Las hermanas Gaytán Ramírez idearon el homicidio al percatarse de que el pensionado había descubierto que había sido despojado, mediante un fraude registral, de dos valiosas propiedades en Paquera y que era cuestión de horas para que notara que ellas estaban detrás de todo.

“No es que desapareciera porque él decidiera abandonar el país sino porque lo desaparecieron para que no pudiera formular la denuncia penal y que el caso permaneciera en silencio. Sin embargo, al final las autoridades supieron lo que había ocurrido”, expresó Salazar

Los jueces aseguraron que las pruebas contra las hermanas fueron contundentes. Foto: Rodolfo Martín
Los jueces aseguraron que las pruebas contra las hermanas fueron contundentes. Foto: Rodolfo Martín

Las hermanas supieron de las propiedades del estadounidense Hogue porque unos primos de ellas, que eran peones del extranjero, se lo presentaron y el hombre decidió ayudarlas permitiendo que ambas se pasaran a vivir a la casa de una finca que él tenía en La Marina de Guápiles.

El pensionado y Ruth fueron estrechando lazos hasta tener una relación, razón por la cual la esposa de Hogue lo dejó y regresó a Estados Unidos.

Plan en camino

Un día antes de que el estadounidense pusiera la denuncia por el robo de sus propiedades, Ruth lo convenció de hacer un viaje de descanso o de “luna de miel” a Limón. Por la noche lo sacaron del hotel en el cual estaba hospedado, al parecer en Moín, y nunca más apareció.

Como autor material del hecho figuró un hombre de Zúniga, quien había mantenido una relación sentimental con Ruth pero fue absuelto.

Aunque hubo indicios que lo colocaron en una posición de riesgo, al punto de que guardaba prisión preventiva, a criterio del tribunal los indicios no fueron lo suficientemente fuertes para vincularlo con el homicidio.

Pese a que las hermanas le enviaron mensajes de texto comprometedores no se pudo saber cuáles fueron sus respuestas, porque la empresa telefónica que utilizaba no guardaba esa comunicación.

Un cuarto acusado, de apellidos Corrales Vargas, fue sentenciado a tres años de prisión por prestarse para los fraudes. pero fue favorecido con el beneficio de ejecución de la pena.

Este acusado, originario de Ciudad Quesada, habría sido el que propició las falsificaciones para conseguir el traspaso de las propiedades luego de engañar a un notario publico de San Carlos con información falsa.

Corrales y Ruth también enfrentaron un cargo por aborto, pero al final solo la mujer fue hallada responsable por lo que le impusieron seis meses de cárcel.

La investigación del Organismo de Investigación Judicial abarcó cuatro provincias: San José, Puntarenas, Alajuela y Limón.