Familiares de la víctima dijeron que andaba celebrando el Día del Padre. Foto: Andrés Garita
Familiares de la víctima dijeron que andaba celebrando el Día del Padre. Foto: Andrés Garita

El Día del Padre terminó de la peor forma para el porteño Martín Mena Campos.

Este domingo se fue con unos amigos a celebrar la fecha por Puntarenas y al regresar a la casa, en el barrio Fray Casiano, se topó con la muerte al pegar contra un carro cuyo conductor huyó como alma que llevaba el diablo.

El sospechoso dejó tirado el búmper delantero del vehículo con todo y placa.

El cargo de consciencia carcomió al presunto responsable del accidente que dejó tirado el automóvil un kilómetro después del impacto. Luego escapó a pie.

La emergencia ocurrió a las 11:50 p. m., en El Roble de Puntarenas, 50 metros al norte de la entrada a las parcelas sobre la calle que conecta con Caldera. El carro lo hallaron horas después 500 metros al norte de la estación de Bomberos, en un lugar conocido como la Pochota.

El búmper quedó a unos 20 metros de la bicicleta. Foto: Andrés Garita.
El búmper quedó a unos 20 metros de la bicicleta. Foto: Andrés Garita.

Un cuidacarros que estaba cerca contó que el chofer del carro ni se bajó a ver qué le había pasado al ciclista.

“Yo estaba lavando y cuidando unos carros y escuché un golpe fuerte. Volví a ver y vi al ciclista golpeado en la calle. El carro se fue como hacia Caldera”, contó el testigo quien prefirió no dar el nombre.

El carro lo dejaron tirado en un charral. Foto: Andrés Garita.
El carro lo dejaron tirado en un charral. Foto: Andrés Garita.

Varios familiares de la víctima llegaron al lugar confirmaron que su pariente iba hacia la casa cuando recibió el golpazo.

El accidente se dio cuando Mena iba saliendo de las parcelas y trató de meterse a la ciclovía.

La Policía informó que el carro tenía una denuncia reciente por robo, por lo que están investigando si el vehículo efectivamente fue sustraído o si el dueño se quiso quitar el tiro diciendo que le habían robado el carro.