La Policía continúa buscando evidencias en el lugar. Foto: Cortesía de Álvaro Sánchez.
La Policía continúa buscando evidencias en el lugar. Foto: Cortesía de Álvaro Sánchez.

La Policía rescató a cinco personas que eran mantenidas como esclavas en una fosa de cemento.

El hecho se dio este jueves a las 2 de la tarde, en el centro de Desamparados, a pocos metros de la Cruz Roja.

Según informó Wálter Espinoza, director de la Policía Judicial, las víctimas son cuatro hombres y una mujer con edades entre los 25 y los 35 años.

Según detalló el jerarca, al momento del operativo las personas estaban encerradas en una especie de tumba que tenía un portón,  para que no pudieran salir.

“Las personas tenían  varios días de estar ahí, sufrían explotación laboral y tratos denigrantes. Según dijeron las propios afectados,  ellos eran obligados a hacer trabajos de construcción y oficios domésticos desde las 5 de la mañana y hasta las 8 de la noche,  sin recibir ni siquiera comida”, explicó Espinoza.

El jerarca agregó que estas personas  eran indigentes y adictas a las drogas antes de ser privadas de su libertad,  por lo que los raptores les daban drogas para que dependieran de ellos.

“Cuando sacamos a las personas les dimos alimento y coordinamos atención con instituciones que abordan la trata de personas.

“También los vamos a llevar a un hospital,  para que se determine la afectación que tienen y darles el tratamiento necesario”, agregó el director de OIJ.

Cuatro detenidos.

El jefe de la Policía Judicial dijo que la investigación de este caso inició el sábado pasado,  cuando alguien  llamó para decir que en una vivienda en Desamparados tenían varias personas en muy malas condiciones.

Uno de los sospechosos detenidos tiene antecedentes por privación de libertad, tentativa de homicidio, venta de drogas y robos. Foto: Rafael Murillo.
Uno de los sospechosos detenidos tiene antecedentes por privación de libertad, tentativa de homicidio, venta de drogas y robos. Foto: Rafael Murillo.

La tarde de este martes,  cuando los agentes llegaron a la casa,  detuvieron a un hombre de apellido Arley, alias "Matapobres"; la esposa de él, un menor de edad y también a otro sujeto que, en apariencia, era quien se encargaba de vigilar a los esclavos.

“Al parecer, ese cuarto detenido era el que con armas de fuego y objetos contundentes obligaba a las víctimas a trabajar. Las cinco personas rescatadas tenían golpes en varias partes del cuerpo, sobre todo en la cara”, dijo Espinoza.

Un salvaje.

La Policía informó que Arley, quien se presume dirigía la operación,  es toda una fichita y ha enfrentado gran cantidad de procesos penales.

“Él tiene antecedentes penales por tentativas de homicidio, robos, privación de libertad y tráfico de drogas", aseguró Espinoza.

El departamento de prensa del Ministerio de Justicia detalló que Mata Pobres estuvo  preso como indiciado a inicios de este año,  pero salió en febrero.