Sufrido animal escapó de dueños que le pegaban

Por: Rocío Sandí Hace 5 días
Scott se lleva muy bien con Emilio, quien lo chinea un montón. Foto: Cortesía de Rebeca Hidalgo.
Scott se lleva muy bien con Emilio, quien lo chinea un montón. Foto: Cortesía de Rebeca Hidalgo.

Scott es un perrito luchador que está buscando un hogar para terminar su vida chineado y en paz.

Durante años vivió con una familia que lo agredía salvajemente al punto de ocasionarle problemas permanentes de salud.

Rebeca Hidalgo, la rescatista que lo salvó, cuenta que ella conoció el caso desde hace seis meses.

“Una familia de Desamparados me escribía para decirme que Scott vivía amarrado a un árbol de mango día y noche y que le pegaban mucho.

“Ellos varias veces les pidieron a los dueños del perrito que los dejara llevárselo, pero nunca lo permitieron”, contó la joven.

Un día el peludito sacó fuerzas de dónde ya no tenía y se escapó de la casa en la que lo maltrataban, pero no llegó muy lejos ya que las fuerzas lo dejaron tirado en una alcantarrilla del barrio en el que vivía.

El animalito llegó a la veterinaria muy desnutrido. Foto: Cortesía de Rebeca Hidalgo.
El animalito llegó a la veterinaria muy desnutrido. Foto: Cortesía de Rebeca Hidalgo.

“Me llamó la familia que lo había querido rescatar y me dijeron que ese era el momento para poder salvarlo, entonces fui a recogerlo y lo llevé a un veterinaria en Heredia porque le urgía atención médica.

“Era muy duro verlo tan mal, Scott no era capaz ni siquiera de levantarse, las patas de atrás no le respondían. Además tenía desnutrición, ehrlichia (seria enfermedad que transmiten las garrapatas) y un problema en las vertebras producido por un desgaste y también por las palizas que recibió”, explicó la rescatista.

Valiente y agradecido

Desde el momento en que Rebeca llevó el animalito a recibir atención, él empezó a hacer un esfuerzo por dejar atrás sus temores y empezar una nueva vida.

“Al principio era muy complicado atender a Scott porque todas las agresiones que había sufrido lo habían hecho un perro agresivo y desconfiado. Cuando los veterinarios lo revisaban él los mordía y no quería que nadie se le acercara, pero ahora es diferente”, aseguró la joven.

El peludito todavía siente desconfianza cuando alguien se le acerca por primera vez, pero ya es mucho más amigable.

Actualmente está en una casa cuna en Alajuela y se comporta muy bien.

“En la casa donde está hay un chiquito y Scott lo adora, comparten mucho juntos y se quieren un montón. La familia que lo tiene lo ha tratado muy bien, pero ellos no pueden dejárselo definitivamente por lo que necesitamos buscarle un hogar ”, relató Rebeca.

El animalito le agradece a Rebeca que lo salvara. Foto: Cortesía de Rebeca Hidalgo.
El animalito le agradece a Rebeca que lo salvara. Foto: Cortesía de Rebeca Hidalgo.

El perrito tiene unos siete años y necesita una casa en la que lo chineen bastante y estén pendientes de su salud, ya que debido a los problemas que tiene en la columna necesitará, de por vida, tomarse dos pastillas diarias.

Además necesita paz, ya que no tiene mucha energía. A él lo que le gusta es estar descansando todo el día en su casita.

Si usted puede darle un hogar a este valiente puede llamar a Rebeca al teléfono 8877-6794.