BRANDVOICE

Conozca qué son las Cardiopatías en Recién Nacidos

Las enfermedades en el corazón de un recién nacido, conocidas como cardiopatías congénitas, son bastante frecuentes, pero afortunadamente se pueden tratar para que los niños crezcan saludables.

Como en tantas otras dolencias, la clave es la detección temprana, según recordó la doctora Margarita Camacho, especialista en Cirugía Cardiovascular Pediátrica del Hospital CIMA San José.

El corazón del bebé se forma a las seis u ocho semanas de gestación, y ya después de la semana 14 se recomienda un análisis exhaustivo dentro del vientre materno.

Es mediante estos exámenes prenatales que se pueden detectar muchas de las cardiopatías, siendo las más frecuentes las siguientes tres:

-Comunicación Interventricular. El corazón tiene cuatro cavidades, dos de ellas conocidas como ventrículos. Hay una “pared” del corazón que divide ambos espacios, pero en algunos niños ese tejido no se llega a desarrollar por completo; entonces, la sangre se “filtra” de un lado al otro y llega a los pulmones. El paciente tiene problemas para respirar y desarrolla otros problemas como dificultad para alimentarse y ganar peso.

-Comunicación Interauricular. Es un daño similar, solo que ocurre en las otras dos cavidades del corazón, conocidas como atrios. Deben estar separadas por un tabique o “pared”, que no logra desarrollarse con normalidad y entonces hay filtraciones de sangre que terminan comprometiendo los pulmones.

-Persistencia de Conducto Arterioso. Durante el desarrollo del feto hay un conducto que comunica dos de los grandes vasos sanguíneos del corazón, la aorta y la arteria pulmonar. Este canal se debe cerrar de forma natural en los primeros dos días de vida del bebé, pero en algunos casos permanece abierto, lo cual también ocasiona que la sangre fluya de manera indebida y termine en los pulmones.

Según indicó la especialista del Hospital CIMA San José, Margarita Camacho, una vez hecho el diagnóstico existen dos posibilidades de tratamiento: médico y quirúrgico.

En el primer caso, los Cardiólogos Pediatras abordan al paciente y le dan seguimiento con medicamentos específicos para que el corazón pueda ir cerrando el conducto que permanece abierto. Los tejidos pueden llegar a cerrarse en un porcentaje muy alto, según sean sus características anatómicas.

En los otros casos, es necesario intervenir quirúrgicamente para evitar que el paciente crezca con las complicaciones en el corazón. Las cardiopatías que se relacionan con los ventrículos deben operarse antes de los seis meses o máximo el año, mientras que las de los atrios puede ser a los dos o tres años. Por su parte, las del conducto arterioso son las más urgentes y se intervienen en las primeras semanas de vida.

Más del 99% de los pacientes que son tratados con cardiopatías congénitas se recuperan, pero es muy importante la detección temprana, tal y como aconseja la Dra. Margarita Camacho, especialista del Hospital CIMA San José.

La mayoría de las cardiopatías son de origen desconocido. Sin embargo, para bajar la predisposición a estas y otras enfermedades, a las madres se les recomienda no utilizar drogas y otras sustancias como alcohol y tabaco, además de evitar durante el embarazo medicamentos que no hayan sido prescritos por un especialista y así como no tener hijos con familiares, ya que estos bebés presentan más probabilidad de tener cardiopatía.

Puede contactar a la Dra. Margarita Camacho, especialista en Cirugía Cardiovascular Pediátrica del Hospital CIMA San José, al teléfono 2208-1500.