Cables

Anti "Black Friday" sueñan con una fecha más sostenible y menos consumista

Un "Green Friday" en lugar del "Black Friday", denunciar los falsos descuentos, boicotear a Amazon... son algunas de las propuestas de los grupos que denuncian el consumismo descontrolado de las fiestas de fin año.

Tanto en Norteamérica como en Europa, este viernes las promociones y descuentos inundarán las tiendas y páginas web en un día que marca el inicio de las compras de Navidad.

Los analistas de Adobe esperan unas cifras de gasto globales en internet de 910 mil millones de dólares entre principios de noviembre y finales de diciembre, un aumento del 11% con respecto a 2020 (a pesar de la inflación y las perturbaciones en la cadena de suministro).

Asociaciones y grupos de internautas levantan la voz frente al exceso y frenesí consumista del "Black Friday".

"Es ridículo que este día sea tan sumamente rentable para los patrones cuando a los trabajadores se les paga igual", puede leerse en un foro "antitrabajo" (r/antiwork) de la plataforma Reddit, que tiene más de un millón de miembros.

Este grupo, que se hace llamar los "vagos", ha visto como aumentaba el número de abonados en otoño. Un crecimiento que coincide con el movimiento conocido como la "Gran dimisión", los 4,4 millones de estadounidenses que dejaron su trabajo en septiembre.

Abundan los mensajes en favor de la campaña "Black Friday Blackout" (Boicot al Black Friday), que incita a los consumidores estadounidenses a no trabajar y, sobre todo, a no comprar nada el viernes.

Amazon, que lanzó su campaña de promoción el jueves, es el objetivo de la mayoría de los ataques, ya que genera buena parte de sus beneficios en este momento del año.

"Make Amazon Pay" ("Que pague Amazon"), una coalición internacional de cerca de cuarenta organizaciones, entre ella Greenpeace y Oxfam, acusa al grupo de Jeff Bezos de privilegiar los beneficios a las condiciones y el bienestar de los empleados. Por lo que apoyan a los trabajadores que se manifiesten o se pongan en huelga el viernes.

En el Reino Unido, la federación que representa a los minoristas independientes (Bira), estima en el 85% de pequeños comercios que van a boicotear el "Black Friday", entre otros motivos, contra los abusos por la posición dominante del gigante del comercio en línea, acentuados durante la pandemia.

"Aunque admiramos por ciertas cosas a Amazon, la pandemia puso de manifiesto las desigualdades entre los comercios independientes y los que revenden por internet", afirma Andrew Goodacre, presidente de Bira.

Tanto el grupo de Seattle fundado por Jeff Bezos como grandes almacenes son objeto de críticas por prácticas comerciales consideradas como fraudulentas.

Por internet, muchos consumidores constatan cómo el precio de numerosos productos sube pocos días antes del "Black Friday" y lo bajan ese día haciendo creer que es un descuento.

Las empresas "pueden hacer más atractivo un producto diciendo que solo costará 499 dólares ese día, en lugar de 1.299, cuando literalmente valía 499 dólares hace tres semanas", explica un miembro del foro antitrabajo de Reddit.

La asociación británica de defensa de los consumidores Which? calculó que el 99,5% de los productos rebajados por 6 empresas de reventa (Amazon, AO, Argos, Currys, John Lewis y Richer Sounds) durante el último "Black Friday", tenía el mismo precio, o incluso más barato, en otros momentos del año.

Otro motivo de crítica del "Black Friday" es su impacto medioambiental, sobre todo por el aumento de las emisiones de efecto invernadero que provoca el consumo excesivo.

La red "Make Friday Green Again", de la empresa de ropa FAGUO, reagrupa a 1.200 marcas francesas para promover un consumo "más reflexivo", pasando por el reciclaje, la reparación de artículos o la compra de productos de segunda mano.

Otras marcas llevan a cabo acciones individuales, como el fabricante francés de ropa Aigle, que sustituirá durante 24 horas el viernes su tienda en línea por uno de ropa de segunda mano, y cerrará varias tiendas.

El grupo estadounidense de artículos deportivos REI organiza desde 2015 la operación #optoutside (salid a pasear) durante el "Black Friday", que consiste en cerrar sus tiendas e incitar a sus trabajadores a que pasen tiempo en familia o con sus amigos.

La cadena sueca IKEA propone a los abonados a su programa familiar durante el mes de noviembre, en unas treinta tiendas de Estados Unidos, que cambien sus muebles usados por créditos de consumo.

dho-cdc-ved/jum/grp/zm