Cables

EEUU y Alemania aprueban enviar decenas de tanques pesados para Ucrania

escuchar audio Escuchar este artículo

Estados Unidos y Alemania anunciaron el miércoles que enviarán tanques pesados a Ucrania, dejando atrás vacilaciones de larga data mediante una contundente señal de respaldo occidental a una contraofensiva capaz de hacer retroceder a Rusia.

En un discurso televisado, el presidente Joe Biden prometió 31 tanques Abrams, una de las armas más poderosas y sofisticadas del ejército estadounidense.

Poco antes, el canciller Olaf Scholz dio luz verde a Alemania para enviar 14 tanques Leopard 2, una decisión que abre las compuertas a varios otros países europeos con existencias de Leopard para enviar sus propias contribuciones.

Aunque los países occidentales ya han enviado a Ucrania de todo, desde artillería hasta sistemas de defensa antimisiles Patriot, los tanques se consideraron durante mucho tiempo un paso más allá, con el riesgo de una reacción cada vez mayor de Rusia.

Pero con Ucrania preparándose para una contraofensiva contra los rusos, cada vez más arraigados en el este y el sur del país, los aliados ahora se apresuran a enviar el arma vital.

Biden dijo que el aumento de los armamentos occidentales para el ejército de Ucrania no debe verse como un ataque a Rusia.

"Se trata de ayudar a Ucrania a defender y proteger su territorio. No es una amenaza ofensiva para Rusia. No hay una amenaza ofensiva para Rusia", aseguró Biden.

El miércoles, un funcionario de un país europeo dijo a AFP que su gobierno aprobó el envío a Ucrania de bombas de racimo, una polémica arma cuyo uso por parte de Rusia ha sido condenado. El país aguarda aprobación de Alemania para concretar la transferencia.

Un tratado de la ONU respaldado por la mayoría de los países occidentales prohíbe el uso y transferencia de bombas de racimo, que propaga decenas de pequeños explosivos.

Los ucranianos, que desde hace meses presionan a las capitales occidentales para que pongan fin a las restricciones de armas para que sus tropas puedan enfrentar a los rusos, más fuertemente armados, celebraron la noticia.

El presidente Volodimir Zelenski calificó la promesa de los tanques Abrams como "un paso importante en el camino hacia la victoria".

El viceministro ucraniano de Defensa, Ganna Malyar, afirmó que Rusia, con su "superior número de soldados y armas", está "intentando abrirse paso" en la región de Donbás.

El presidente Zelenski pidió a Occidente misiles de largo alcance y aviones de combate.

"Deberían posibilitarse las entregas de misiles de largo alcance para Ucrania", dijo en redes sociales.

Rusia dejó en claro que enviar tanques pesados cruzaría una nueva línea peligrosa.

El embajador de Rusia en Alemania, Sergei Nechaev, advirtió que la "decisión extremadamente peligrosa lleva el conflicto a un nuevo nivel de confrontación y contradice las declaraciones de los políticos alemanes sobre la falta de voluntad de la Federación alemana para involucrarse en él".

La noticia del suministro de tanques llega en momentos en que Rusia anuncia avances en Bajmut, una ciudad del este de Ucrania que ha resistido meses de ataques.

El ejército de Ucrania dijo por su parte a AFP que se había retirado de Soledar, otra ciudad del este que Rusia proclamó haber capturado a principios de este mes.

Alemania se había mostrado reacia a enviar Leopards o incluso a permitir que otros países que habían comprado los tanques los reexportaran a Ucrania.

Funcionarios estadounidenses dijeron que no habían cedido ante la presión alemana para que Washington se comprometiera con el envío de los Abrams como una forma de lograr que Berlín tomara una decisión.

"Alemania no me obligó a cambiar de opinión. Quería asegurarme de que estamos todos juntos", dijo Biden a los periodistas cuando se le preguntó sobre el anuncio coordinado.

Los propios funcionarios estadounidenses habían estado indecisos sobre el envío de tanques Abrams, describiendo los tanques como demasiado complejos para el ejército ucraniano.

A diferencia de los tanques alemanes, que están listos para ser enviados, los M1 Abrams tendrán que adquirirse y tardarán meses en llegar a Ucrania, dijo un alto funcionario estadounidense.

Los 31 tanques se sumarán a un batallón ucraniano.

Las decisiones de Estados Unidos y Alemania galvanizaron múltiples ofertas de más, con Noruega ofreciendo dos Leopard el miércoles y España diciendo que miraría lo que podría enviar. Polonia ya ha prometido ser un importante proveedor.

En Kiev, el jefe de gabinete de Zelenski, Andrey Yermak, dijo: "Necesitamos muchos Leopards".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, acogió "fuertemente" la decisión de Alemania.

Y el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki, que había buscado abiertamente la aprobación de Alemania para enviar los tanques, agradeció a Berlín por la decisión y la calificó como "un gran paso para detener a Rusia".

burs-sms/ec/ad/ltl/atm/mas

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.